Quantcast
4:28 a.m., 10/26/2014 | 58°

Terroristas occidentales, una amenaza creciente


ROBERT H. REID /AP | 2/6/2013, 12:54 p.m.
Terroristas occidentales, una amenaza creciente
Fotografía de archivo del 1 de julio de 2007 de varios policías forenses retirando un bote de gas de la parte posterior de una camioneta Jeep quemada en el Aeropuerto Internacional de Glasgow, Escocia. El vehículo chocó y se incendió en un ataque terrorista que la Policía vinculó con un fallido complot con coche bomba en el centro de Londres el día anterior. Los dos ocupantes del vehículo fueron detenidos. La Policía los identificó como Bilal Abdulla, un británico de nacimiento y de ascendencia iraquí, y Kafeel Ahmed, el conductor. Autoridades antiterroristas dijeron que Abdulla se radicalizó debido a la invasión occidental de Irak. (Foto AP/Scott Heppell) |

Se les llama "terroristas locales" y son ciudadanos de países occidentales altamente apreciados por los grupos milicianos islámicos, porque pueden cruzar fronteras y realizar ataques más fácilmente que los nativos de Medio Oriente o el sur de Asia.

Según los investigadores búlgaros, dos de estos terroristas -un canadiense y un australiano- participaron en el ataque con bomba contra un autobús el 18 de julio en Bulgaria, que mató a cinco turistas israelíes y a un conductor búlgaro.

El ministro del Interior de Bulgaria, Tsvetan Tsvetanov, dijo el martes que ambos eran miembros de Jezbolá, un grupo miliciano chií libanés que a su vez está vinculado con Irán.

Estos son algunos ejemplos de ciudadanos occidentales que han sido relacionados en los últimos años con actos de terrorismo, tanto en sus países de origen como en el extranjero:

photo

Nidal Malik Hasan en una fotografía de graduación de 2003, luego de completar su licenciatura como médico, provista por la Universidad de Servicios Uniformados para las Ciencias de la Salud.

BOMBA EN METRO DE LONDRES

Cuatro jóvenes británicos -tres de origen paquistaní y uno jamaicano- realizan varios ataques suicidas el 7 de julio de 2005 en el sistema de transporte público de Londres, matando a 56 personas. Más de 700 personas resultaron heridas.

Los cuatro parecían vivir una vida normal, eludiendo el radar de la Policía, y no tenían antecedentes penales. Llevaban mochilas con bombas de fabricación casera. Al-Qaida difundió luego videos testimoniales de dos de los terroristas, en los que fustigaron a Occidente y declararon su lealtad a Osama bin Laden.

BOMBA EN ZAPATOS

Richard Reid era un ciudadano británico que se convirtió al Islam en la cárcel. Después de su liberación, viajó a Afganistán y Pakistán, donde las autoridades dicen que recibió entrenamiento de al-Qaida. Más de tres meses después de los ataques del 11 de septiembre, Reid abordó en París un vuelo de American Airlines con destino a Miami y trató de detonar explosivos escondidos en sus zapatos. Fue sometido por los pasajeros y tripulantes del vuelo y el avión aterrizó sin problemas en Boston. En 2002, Reid fue sentenciado a cadena perpetua sin derecho a libertad condicional tras declararse culpable de ocho cargos de terrorismo y de intentar destruir un avión comercial.

DAVID COLEMAN HEADLEY

Headley, un paquistaní estadounidense, utilizó su pasaporte de Estados Unidos para viajar frecuentemente a la India, donde supuestamente exploró lugares en los cuales lanzar ataques terroristas en nombre de la organización terrorista Lashkar-e-Taiba. El grupo afiliado a al-Qaida utilizó la información para planificar y realizar los atentados de 2008 en Mumbai, India, en los cuales murieron más de 160 personas. Un tribunal federal de Estados Unidos en Chicago condenó el mes pasado a Headley a pasar 35 años en prisión por su papel en los ataques de Mumbai.

photo

Faisal Shahzad en una fotografía sin fecha difundida el 19 de mayo de 2010 por el Servicio de Alguaciles de Estados Unidos.

ATENTADO FALLIDO EN TIMES SQUARE

El 1 de mayo de 2010, dos vendedores callejeros alertaron a la Policía de que salía humo de un vehículo estacionado en Times Square, en Nueva York, un zona repleta de turistas. La Policía encontró que el vehículo estaba cargado con una bomba que no explotó. Dos días después, agentes federales arrestaron en Nueva York a Faisal Shahzad, de 30 años, un hombre nacido en Pakistán y con ciudadanía estadounidense que vivía en Bridgeport, Connecticut, después de que tomó un vuelo con destino a Dubai, en el Golfo Pérsico. Shahzad confesó el fallido atentado con coche bomba y dijo que había recibido entrenamiento en un campamento terrorista paquistaní. Shahzad fue condenado a cadena perpetua en octubre de 2010.