Quantcast
1:45 a.m., 9/2/2014 | 81°

Congestión de tránsito: una constante para los houstonianos


DUG BEGLEY | 2/5/2013, 9:45 a.m.
Congestión de tránsito: una constante para los houstonianos
La región de Houston ha sido tuvo el sexto lugar a nivel nacional por tener la peor congestión de tránsito. | Brett Coomer

HOUSTON — La buena noticia es que la congestión de tránsito, aunque suele ser constante, no ha empeorado más en la zona de Houston.

No obstante, los conductores y viajeros de Houston siguen soportando las mayores demoras de tránsito en el país, según indica el informe Urban Movility 2012 que fue dado a conocer el martes por la Comisión de Transporte de Texas A&M.

Los conductores de la zona perdieron como promedio más de dos días al año en congestiones de tránsito, lo que les ha costado 1,090 dólares a cada uno en combustible y tiempo.

Y, según investigadores y funcionarios públicos, es poco probable que la situación mejore.

“Me parece que con lo rápido que está creciendo esta zona, (el desafío) es tratar de mantenernos como estamos”, dijo el juez del Condado de Harris Ed Emmett sobre la congestión de tránsito.

Proyectos de peaje en la autopista Texas 290 y en algún momento en la Interestatal 45, ayudarán a viabilizar el tránsito como ocurrió en 2008 en los carriles controlados de la autopista Katy, según Emmett.

Entre tanto, los conductores parecen tomar la congestión con calma y usan sus propias estrategias para lidiar con este problema.

Roger Wilson, de 54 años, toma un autobús en Katy. Sin embargo, su colega de trabajo Brad Steele, de 39 años, maneja todo el trayecto desde Spring.

A la hora de almuerzo el lunes, ambos dijeron que su método era el mejor.

“En efecto, puedes leer o dormir” en el autobús, dijo Steele a Wilson. “Pero prefiero ir en mi auto”.

No obstante, mientras Houston siga creando empleos y esos puestos de trabajo atraigan a empleados, los problemas de tránsito persistirán, según dijo Tim Lomax, co-autor del informe.

“Estamos llegando a los límites de mejorar el tránsito mediante la ampliación de las carreteras”, dijo Stephen Klineberg, co-director del Centro Kinder para Investigaciones Urbanas en la Universidad de Rice.

Con cuatro millones de habitantes en el Condado de Harris y otro millón que se prevé llegará en los próximos 20 años, la región tendrá que adoptar nuevos patrones de desarrollo para disminuir la necesidad de manejar, pero será algo que hará en sus propios términos y sin renunciar a los automóviles, explicó Klineberg.

“Las áreas suburbanas están desarrollando centros citadinos y urbanizaciones transitables para peatones”, dijo Klineberg, quien señaló lugares como The Woodlands, Sugar Land y Pearland.

Adaptación

Esos nuevos patrones siguen a años de crecimiento continuo que hacen que las distancias entre las viviendas y los centros de trabajo sean mayores.

Basado en el informe de movilidad, en 1982 los conductores pasaron alrededor de 22 horas cada uno en congestiones de tránsito, como promedio. Esta cifra ha aumentado cada año. En 2008, por ejemplo, las demoras fueron de 55 horas. Ese mismo año, en la autopista I-10 se inauguraron dos carriles de peaje y de vehículos de alta ocupación entre el downtown y Katy. Pero esos carriles demoraron cinco años en construirse a un costo de 2,8 millones de dólares.

Sin embargo, algunas de las formas más eficaces para reducir la congestión de tránsito son menos costosas. A medida que los conductores de Houston se adaptan a las congestiones de tránsito en los horarios pico, también se han vuelto más hábiles para ahorrar su tiempo.