Quantcast
11:10 a.m., 4/23/2014 | 76°

Alivio tras rescate de niño raptado en Alabama

TAMARA LUSH Y KATE BRUMBACK /AP | 2/5/2013, 9:41 a.m.
Alivio tras rescate de niño raptado en Alabama
El jefe policial del condado de Dale, Wally Olsen, responde preguntas de la prensa sobre la crisis en la que un hombre retuvo varios días en un búnker en su casa a un niño de cinco años en Midland City, Alabama, el lunes 4 de febrero de 2013. | Jay Hare/AP

MIDLAND CITY, ALABAMA - Durante seis días llenos de angustia, los habitantes de esta pequeña población de Alabama sólo se hacían una pregunta sobre el niño de 5 años tomado como rehén en un búnker subterráneo por un vecino amenazador e impredecible: "¿Ya lo liberaron?"

Después de que agentes del FBI determinaron que las conversaciones con un Jimmy Lee Dykes cada vez más nervioso no iban por buen camino, tomaron por asalto el pequeño refugio el lunes por la tarde y rescataron al alumno de jardín infantil. Las autoridades mataron al captor de 65 años, informó un funcionario a The Associated Press.

Entrevistado el martes, Berlin Enfinger, tío abuelo del niño, dijo en el programa "Good Morning America", de la cadena ABC, que el niño estaba aliviado de regresar a casa. Las autoridades informaron que consideraban que el menor enfrentaba un peligro inmediato cuando decidieron asaltar el búnker.

"Se siente feliz de regresar a casa y se le ve bien", dijo Enfinger.

Casi una semana después de que Dykes fue acusado de matar a tiros a un chofer de autobús escolar el 29 de enero y de llevarse al niño entre los muchos que estaban en el vehículo, las autoridades investigaban a fondo el lugar de los hechos, unos 100 acres en Midland City donde Dykes había construido su búnker.

Un funcionario de Midland City, citando información policial, dijo que las autoridades habían abatido a Dykes a tiros. El funcionario pidió no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar en público sobre la investigación del caso, que capturó la atención nacional.

Pero las autoridades federales no ofrecieron ningún detalle sobre cómo pusieron fin al enfrentamiento.

Varios vecinos dijeron que escucharon una explosión y varios disparos, pero el FBI declinó confirmarlo. Las autoridades tampoco explicaron cómo pudieron monitorear a Dykes y al niño en un espacio tan pequeño.

"Tenemos una escena del crimen grande que procesar", dijo Steve Richardson, agente especial de la oficina del FBI en Mobile. "No puedo hablar de las fuentes, técnicas o métodos que usamos. Pero puedo decirles que la parte positiva es que (el niño) está a salvo".

Wally Olson, jefe de la Policía del Condado Dale, dijo que Dykes estaba armado cuando las autoridades entraron al búnker. Agregó que el niño estaba bajo amenaza pero declinó ofrecer más detalles.

"Por eso fue que entramos, para salvar al niño", explicó.

Daryle Hendry, que vive a un cuarto de milla del búnker, dijo que el lunes por la tarde escuchó una explosión, seguida de lo que sonó como un disparo. A Dykes lo habían visto con un arma y las autoridades concluyeron que el niño estaba en un peligro inminente, dijo Richardson a reporteros.

No estaba claro de inmediato cómo determinaron las autoridades que el hombre estaba armado.

La familia del niño se reunió con el menor y fueron llevados a un hospital. Las autoridades han dicho que el niño padece del Síndrome de Asperger y de trastorno hiperactivo de déficit de la atención.

Richardson dijo que vio al niño en el hospital y que estaba riéndose, comiendo y "haciendo las cosas que hace un niño normal de 5 o 6 años".