Quantcast
4:50 p.m., 11/28/2014 | 69°

Tema de inmigración amenaza con dividir al Partido Republicano


RICHARD DUNHAM | 2/4/2013, 2:19 p.m.
Tema de inmigración amenaza con dividir al Partido Republicano
Los miembros de organizaciones de Texas durante una conferencia de prensa de la reforma de inmigración en Houston. | Melissa Phillip

photo

Chip Somodevilla / Getty Images

Decenas de niños nacidos en Estados Unidos viajaron a la Casa Blanca con sus padres indocumentados a manifestarse en contra de las deportaciones el 28 de julio del 2010 en Washington, DC.

WASHINGTON - El debate sobre inmigración amenaza con dividir al Partido Republicano al enfrentar a quienes se interesan más en las elecciones presidenciales con aquellos que se concentran en las contiendas por escaños en el Congreso.

Estrategas consideran que si los republicanos quieren ganar las elecciones presidenciales, las cuales han perdido en los últimos tiempos debido en parte a la falta de apoyo de la comunidad hispana, tienen que suavizar su retórica sobre la inmigración de indocumentados y adoptar alguna versión de “reforma inmigratoria”.

Sin embargo, conceder una vía para que los inmigrantes indocumentados se hagan ciudadanos estadounidenses, una medida que algunos califican de “amnistía”, es algo que resulta muy impopular entre los republicanos de la Cámara de Representantes.

El presidente Barack Obama quiere que se les facilite una vía hacia la naturalización y también algunos legisladores republicanos que tratan de salir del estancamiento de su partido.

Los planes sobre inmigración difieren en cuanto a cómo y cuándo pueden hacerse ciudadanos estadounidenses y la seguridad en las fronteras ocupa un lugar importante. La solución de esas diferencias puede determinar si en los próximos meses se promulga una ley al respecto.

No obstante, algunos estrategas republicanos temen que perderán de todas formas.

Si en las próximas elecciones los votantes hispanos consideran que los republicanos se oponen y posiblemente bloquearían una reforma integral del sistema nacional de inmigración, es probable que voten en contra del Partido Republicano en cantidades aún mayores.

Por otra parte, el que millones de hispanos indocumentados se conviertan en ciudadanos de este país produciría una nueva oleada de votantes que posiblemente se inclinarían a favor del Partido Demócrata.

“Los republicanos se han metido en un debate riesgoso”, dijo John Ullyot, asesor republicano y ex asistente senatorial.

Obama ganó las elecciones de noviembre con el 71 por ciento del voto hispano. En 2008, obtuvo el 67 por ciento del voto latino.

Expertos en campaña del Partido Republicano aseguran que los miembros de dicho partido se están perjudicando si no muestran un rostro más amistoso a este segmento de votantes de rápido crecimiento.

“Los republicanos necesitan resolver este problema político si quieren ganar las elecciones nacionales. Ellos lo saben”, dijo el asesor republicano de Texas Matt Mackowiak.

Sin embargo, salir victoriosos en las elecciones para puestos en la Cámara de Representantes es un asunto diferente.

Legisladores y otros funcionarios republicanos consideran que una “amnistía” para los inmigrantes indocumentados provocaría un resentimiento intenso entre sus electores. El próximo debate podría agudizar aún más las pasiones incluso en los distritos indecisos.

El representante Steve Chabot, republicano de Ohio, perdió en 2008 su escaño por Cincinnati ante un demócrata para volver a ganarlo dos años después. Chabot se opone a facilitar a los indocumentados una vía hacia la naturalización.

“Es injusto permitir que los que han quebrantado intencionalmente las leyes de inmigración de nuestro país se coloquen básicamente delante de los que han esperado de manera legal y paciente a que les llegue el turno para convertirse en ciudadanos de Estados Unidos”, escribió Chabot en su blog.