Quantcast
12:20 p.m., 8/23/2014 | 91°

Ayón se adapta al Magic en la NBA


El mexicano está en su segunda temporada en la NBA, donde trata de afirmarse con el equipo de Orlando

Francisco Villalobos | 2/3/2013, 6 a.m.
Ayón se adapta al Magic en la NBA
El basquetbolista mexicano Gustavo Ayón (19) | Stephen M. Dowell / McClatchy-Tribune News Service

Tras el último partido de la temporada pasada Gustavo Ayón terminaba su primer año en la liga más fuerte de básquetbol con más preguntas que respuestas.

Una contusión cerebral lo marginó de las canchas al final de la temporada y su entrenador, por lo menos en aquella última conferencia de prensa, no sonó muy convencido de que el mexicano regresara al equipo en 2013.

En julio de 2012, de modo de poder asegurar la transacción de Ryan Anderson, el nayarita de dos metros con diez centímetros fue intercambiado en un pase al Magic de Orlando, dejando atrás a Nueva Orleans tras sólo una temporada con los Hornets.

Ayón, así como la presente campaña de la NBA, se encuentra en un verdadero parteaguas ya que no sólo es difícil llegar a la NBA, sino que es más complicado aún poder mantenerse.

Ayón habló en exclusiva con La Voz y conversó sobre su pase al Magic, sus obstáculos en su segunda campaña en la NBA y cómo se siente él, junto a su nuevo equipo, cuando la temporada llega al receso por el Juego de Estrellas, que tendrá lugar el 17 de febrero en el Toyota Center de Houston y que ya está a la vuelta de la esquina.

¿Te fuiste triste de Nueva Orleans luego de tu salida de los Hornets?

Así es esto. Es parte del juego, y uno tiene que ser consciente de eso. Yo me fui muy agradecido con los Hornets y con Dios por la oportunidad que ellos me brindaron. Por ir por mí hasta España, por haberme facilitado a un intérprete cuantas veces lo necesitara. También con los fanáticos de Nuevo Orleans, que son de los mejores en la NBA.

¿Estás a gusto en Orlando?

Sí, mis compañeros me tratan bien, y claro, estaría más contento si pudiera jugar más.

¿Es que en tu nuevo equipo juegas pocos minutos, no?

Y, las lesiones (…) Ha sido una temporada difícil. Pero así es esto. Tengo que estar consciente que estoy aún joven, y que tengo mucho básquetbol en mí aún. Que no puedo desesperarme, que tengo que salir adelante. El básquet es como en la vida, hay momentos buenos, malos. Pero el que sale adelante es el que tiene consistencia.

¿Qué has aprendido desde tu llegada a la NBA?

Que no tiene nada que ver con ninguna otra liga en el mundo. El ritmo de juego es mucho más rápido. Los viajes son más largos. Los oponentes más fuertes, más talentosos. En verdad, el simple hecho de estar en la nómina de un equipo, aunque no seas titular, es un reconocimiento a tu talento. El hecho de que te paguen para jugar en este nivel. He aprendido mucho y eso me ayuda mucho para mi crecimiento como jugador, así como ser humano.

¿Te ves en la NBA por mucho tiempo?

No pues, ojalá. Me encantaría tener una carrera 
duradera como la tuvo (Eduardo) Nájera, por ejemplo. Pero sé que eso no sólo depende de mí. También depende de Dios, de las lesiones, muchas o pocas que llegara a tener. Todo jugador de la NBA, o de cualquier liga profesional, está a una 
lesión, una mala caída, algo, de ser su último partido en su vida. 
Y eso uno, como atleta, lo tiene que tener muy consciente.

¿Qué piensas hacer en el futuro cuando ya no juegues más?

Me gusta mucho lo 
que hizo Nájera, 
promoviendo el 
básquetbol en México, 
así como en los Estados Unidos con los niños hispanos que radican aquí en este país. El básquetbol es el segundo deporte más practicado en México y no tiene la popularidad del fútbol, ni del béisbol, por ejemplo. Eso me gustaría hacer: impulsar más el básquet en México para que tengamos más Nájeras y otro Ayón.

Francisco Villalobos es un reportero independiente y reside en Houston. 
vreporter@hotmail.com