Quantcast
8:58 p.m., 8/21/2014 | 88°

Dirigentes de Houston discuten formas de combatir la violencia


ERIN MULVANEY | 2/1/2013, 10:46 a.m.
Dirigentes de Houston discuten formas de combatir la violencia
Foto de archivo de Sheila Jackson Lee en Houston. | Mayra Beltrán

HOUSTON — Mejor entrenamiento para la policía, una base de datos para impedir que los enfermos mentales o las personas con historial de violencia compren armas, así como una prohibición a los rifles de asalto, fueron algunas de las recomendaciones que líderes de la comunidad de Houston abordaron para combatir la violencia.

Autoridades del Lone Star College, aún estremecidas por el tiroteo ocurrido en sus predios la semana pasada, formaron parte de la conversación el jueves, la cual tuvo lugar en el Centro Victory en el norte de Houston. La representante federal Sheila Jackson Lee fue la organizadora de este evento.

Líderes escolares en el evento expresaron su oposición a la propuesta de entrenar a maestros para que porten armas ocultas en las aulas, una legislación que fue presentada en Austin a raíz del tiroteo masivo en una escuela primaria de Connecticut en el mes de diciembre.

Richard Gregory, el jefe de la policía en Lone Star College, dijo que varias agencias policiales brindaron su ayuda a ese campus en el norte del Condado de Harris cuando ocurrió el tiroteo el 22 de enero tras una discusión.

Gregory agregó que la presencia de más arma en las escuelas habría complicado la situación en vez de ayudar.

“Cada pistola que saliera a relucir habría demorado la respuesta”, afirmó Gregory.

Jefes de policía de distritos escolares locales dijeron al panel que permitir que otras personas que no sean policías porten armas en las escuelas sería una medida peligrosa.

“Sería algo caótico”, dijo el jefe de la policía del Distrito Escolar Independiente de Houston, Jimmy Dotson. “Me preocupa si serían capaces de usar las armas de manera eficaz. Me opongo a las armas en las escuelas a menos que seas un oficial de la policía”.

Asimismo, jefes de policía expresaron esperanzas de que las penalidades sean más estrictas para aquellos padres que permiten que sus armas caigan en las manos de sus hijos estudiantes.

Según las leyes, los padres pueden ser castigados por delitos menores en este sentido.

Jackson Lee, demócrata de Houston, dijo a los presentes que llevará las recomendaciones sobre el control de las armas al grupo de prevención de violencia de la Cámara de Representantes en Washington, D.C.