Quantcast
11:21 p.m., 8/20/2014 | 83°

Luna vuela hacia beca con MSU


Amateurs en Houston - Eric Luna tuvo otra 
temporada brillante con la escuela preparatoria de Deer Park

Jesús Acevedo Jr. | 4/27/2013, 6 a.m.
Luna vuela hacia beca con MSU
Eric Luna (8) se estira al máximo para tratar de capturar un balón durante un partido de su equipo, Deer Park, frente a La Porte en el Bulldog Stadium de La Porte, al sudeste de Houston, en la temporada pasada. | J. Patric Schneider

HOUSTON - Eric Luna es fanático del fútbol americano desde hace mucho tiempo, tanto que no recuerda exactamente desde cuándo. Luna sólo recuerda claramente que de niño veía partidos de los Dallas Cowboys con su padre, a pesar de que su madre es seguidora de los Texans.

Al haber crecido en una familia de aficionados al fútbol americano, se le hizo fácil trasladar esa pasión al campo de juego.

Luna, quien la temporada pasada jugó como receptor para la escuela preparatoria Deer Park, llevará en el otoño esa pasión a unas 400 millas de su casa para irse a la localidad de Wichita Falls, Texas.

El joven de 18 años aceptó una beca deportiva para jugar al fútbol americano con la Midwestern State University (MSU). Este otoño, entonces todavía estará vistiéndose de los colores marrón, oro y blanco que usaba en Deer Park High School, pero como jugador de los Mustangs de MSU.

El éxito de Luna comenzó en Deer Park, donde empezó a jugar al fútbol a nivel de Pop-Warner y, finalmente, jugando al fútbol americano en Deer Park. Los padres de Luna lo han apoyado en todos los aspectos de su joven carrera como futbolista, incluso después de que se divorciaron cuando él tenía nueve años.

“Ellos han estado ahí al cien por cien”, cuenta Luna. “A través de los tiempos difíciles de su divorcio, que aguantaron e hicieron lo correcto para mí”.

El divorcio de sus padres no le impidió a Luna practicar el deporte que ama, y el apoyo de sus padres siguió después del divorcio.

“Yo y mi esposo no estábamos juntos pero todo era siempre para los niños”, recuerda la madre de Eric, Chriselda Luna.

“Ese tiempo era tiempo de familia, de Eric y de su hermana Diamond y de nosotros, de la familia”, agrega Chriselda, quien se reconcilió y casó de nuevo con el padre de Luna, Richard, el año pasado en Las Vegas, Nevada.

Cambio de puesto

Luna, quien es tercera generación de méxico-estadounidenses en su familia, creció jugando en la posición de corredor a través de todas las fases del fútbol americano organizado a nivel juvenil, pero al entrar en la preparatoria todo cambió.

“No sé por qué, pero yo quería jugar como receptor”, comenta Luna, quien mide 1,82 metros de estatura.

Entonces le pidió a un entrenador si podía jugar de receptor y el equipo cumplió con la solicitud. Desde entonces Luna ha brillado cada vez más.

“Es un receptor excepcional. Tiene una gran confianza en sus manos (...) captura el balón con las manos cuando un montón de chicos ahora van a tratar de capturarla contra su cuerpo, y eso es sólo una señal de que ellos no tienen la confianza necesaria en su manos”, analiza Chris Massey, entrenador de fútbol americano de Deer Park.

En su tercer año de preparatoria en 2011, Luna capturó 34 pases para 664 yardas, con cinco anotaciones, en la temporada regular. Luego, en 2012, tomó 37 recepciones para 572 yardas y otras cinco anotaciones para coronar la temporada regular de su último año escolar.