Quantcast
10:01 a.m., 11/21/2014 | 65°

Investigan a CPS en Abilene después de muerte de bebé


10/15/2012, 12:29 p.m.

HOUSTON — Casi dos meses después de que el esposo aviador de Tiffany Klapheke fuera enviado a Omán, su hija de 22 meses fue hallada muerta por deshidratación. Había estado tanto tiempo sobre sus propios desechos que tenía quemaduras en el rostro provocadas por la abundante orina en el colchón de su cama.

Las otras dos hijas estaban vivas, pero también fueron abandonadas entre sus propios desechos. La concentración de insulina de la más pequeña, de seis meses, estaba tan baja que se encontraba al borde de la muerte.

Seis días antes de que agentes de los Servicios de Protección Infantil (CPS, por sus siglas en inglés) de Texas recibieran una llamada para presentarse en la vivienda, una supervisor cerró con rapidez, pero en silencio, una investigación de negligencia de una menor de 11 meses que involucraba a Tamryn, la bebé fallecida por deshidratación, sin indicar que se hiciera una visita final a la casa ni buscar la aprobación de otro colega para el cierre de ese caso.

Esos dos errores, junto con otra serie de fallos cometidos por trabajadores de CPS en Abilene, constituyen las fatalidades más recientes de víctimas de abuso infantil en Texas, debido a que muy pocos trabajadores investigan demasiados casos al mismo tiempo.

El Houston Chronicle se ha enterado de que CPS, que es la agencia estatal encargada de resolver los casos de abuso infantil, es objeto en estos momentos de una rara investigación criminal.

“El Departamento de Policía de Abilene está investigando de forma agresiva a la oficina local de CPS”, confirmó el jefe de policía Stan Stanbridge, quien no quiso aportar más detalles.

El Chronicle reportó en agosto la muerte de la bebé de Houston Julia Martínez, cuyo caso languideció entre los trabajadores de CPS del Condado de Harris, que tienen que ocuparse de hasta 80 casos por mes, de los cuales algunos tienen 60 días de antigüedad o más.

Julia Martínez, una niña con problemas de salud, murió el 5 de agosto de un trastorno cardíaco mientras su caso permanecía estancado sobre el escritorio de un empleado de CPS en espera de ser transferido a trabajadores sociales para que le buscaran un hogar sustituto.

El comisionado de Salud y Servicios Humanos de Texas, Kyle Janek, dijo que la creciente acumulación de investigaciones de CPS, a lo que la agencia llama casos “morosos”, constituye una gran preocupación. Datos recientes indican que casi la mitad de los condados en Texas, un tercio de los que están siendo investigados por trabajadores de CPS, tienen atraso.

Madre en la cárcel

En septiembre de 2011, el 23 por ciento de los casos en la oficina de CPS en Abilene tenían al menos 60 días de antigüedad. Cuando Tamryn murió el 28 de agosto, alrededor de la mitad de los 453 casos con los que lidiaba la oficina estaban atrasados. Cinco trabajadores investigaban casi 300 expedientes, uno de ellos tenía una carga de trabajo de 72 casos.

Klapheke se encuentra ahora en la cárcel del Condado de Taylor. Ha sido arrestada por tres cargos de daños a un menor.