Quantcast
8:03 a.m., 10/20/2014 | 60°

Nuevos cargos contra general de Hermandad Aria de Texas


DANE SCHILLER | 11/26/2012, 1:46 p.m.
Nuevos cargos contra general de Hermandad Aria de Texas
Larry "Slick" Bryan, que se muestra en una foto de 1991 y una foto actual, podría ser condenado a cadena perpetua en una cárcel federal sin posibilidad de libertad condicional | Texas Department of Corrections

HOUSTON - El cabello de Larry Slick Bryan ha crecido y se ha tornado gris, mientras que sus tatuajes oscuros se esconden debajo de la vestimenta de la cárcel, donde ha pasado la mayor parte de las últimas dos décadas en una celda solitaria durante 23 horas al día.

Aunque está encadenado de la cintura a los tobillos, Bryan no tiene aspecto de hombre amenazador. Sin embargo, es conocido como el hombre de más alto rango en la Hermandad Aria de Texas.

“He estado bajo la custodia (de Texas) por 21 años”, dijo Bryan con naturalidad a un juez federal de Houston, quien le informó de nuevos cargos por extorsión y asesinato que podrían resultar en la pena de muerte, rara vez utilizada en los tribunales federales.

También le dijo que podría ser condenado a cadena perpetua en una cárcel federal sin posibilidad de libertad condicional y que nunca volvería a una prisión de Texas, donde nació y creció su grupo.

Se estima que dicha organización paramilitar tiene hasta 3,500 miembros principalmente fuera de las cárceles.

Bryan, de 51 años, estaba supuesto a ser liberado en julio para reincorporarse al mundo que dejó en 1991, cuando George H. W. Bush era presidente de la nación.

Sin embargo, si se molestó al oír los nuevos cargos después de haber pasado 7,701 días en la cárcel con la esperanza de salir en libertad, no lo demostró.

Este recluso del Departamento de Justicia Criminal de Texas, que es identificado con el número 00600162, fue enjuiciado en Houston con otros 33 presuntos miembros de la hermandad aria, acusados de varios delitos graves, como secuestro, incendios provocados, tráfico de drogas y tres asesinatos.

Fueron detenidos en las calles de San Antonio, Houston, Dallas, Beaumont, Corpus Christi y Carolina del Norte, así como en cárceles estatales y federales. Bryan se encontraba en una prisión cerca de Huntsville, donde cumplía una sentencia por una acusación de drogas.

¿Cruel e inusual?

Su abogado en Houston, James Stafford, cuestionó el momento de la acusación.

“Se podría decir que es un castigo cruel e inusual”, dijo Stafford. “Te preparas para ir a tu casa y se aparecen con esto”.

Según Stafford, una ironía es que a los acusados se les acusa de actuar en contra de compañeros del grupo.

“Son ellos, de acuerdo con el gobierno, que se están matando unos a otros”, comentó Stafford. “Le prometo que algunas personas no tienen problemas con eso”.

Los cargos incluyen una larga lista de brutalidad, como grabar un tatuaje en el cuerpo de un miembro destituido, cortar un dedo al cadáver de otro miembro expulsado para usarlo como trofeo, y ordenar que la muerte de un informante se llevara a cabo de forma “tan cruda como fuera posible”.

Esas agresiones de pueden recompensar con codiciados tatuajes, como el de “Dios perdona, la hermandad no”, que algunos miembros ostentan.

Los miembros de dicho grupo obtienen la gloria realizando actividades crueles y malvadas.

La última acusación aumenta a 72 el número de miembros y afiliados que han sido acusados por una división especial de la Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) que comenzó hace cuatro años.