Quantcast
12:44 p.m., 9/18/2014 | 73°

Matrimonio adopta a bebés con incapacidades físicas


TERRI LANGFORD | 11/26/2012, 11:46 a.m.
Matrimonio adopta a bebés con incapacidades físicas
Geheard Jurek, de 67 años, y su esposa Judy, de 65 años, adoptan niños con necesidades especiales en Angleton. | Johnny Hanson

HOUSTON - Las fotos de 34 bebés que cuelgan a la entrada de la casa de los padres temporales Judy y Geheard Jurek cubren las paredes como si fueran parches de colores. El matrimonio acaricia cada rostro enmarcado y recuerda la historia y personalidad que hay detrás de cada fotografía.

Eran bebés que tenía problemas para dormir, que habían sido abandonados y lloraban de ansiedad.

Otros son recordados por haberse sobrepuestos a su pasado, a pesar de haber sido abandonados o abusados antes de que empleados de los Servicios de Protección Infantil (CPS, por sus siglas en inglés) los sacaran de casa de sus padres y los llevaran para la vivienda del matrimonio Jurek.

“Cuando se marchan, se llevan un pedacito de mi corazón”, dijo Geheard Jurek, de 67 años y pintor comercial jubilado que tiene debilidad por los bebés. “Me gustan los chiquilines”.

Sin embargo, entre los 34 niños que han pasado por su casa, dos se destacaron del resto, pero no por sus prodigios sino por sus necesidades especiales. Ambos nacieron de forma prematura. Christopher, de seis años, y Anthony, de un año, sufrían de muchos problemas.

La madre de Christopher lo trajo al mundo cuando apenas tenía 28 semanas de gestación. El niño es ciego y no oye del oído derecho.

“Parecía un trapo mojado cuando llegó a nosotros”, dijo Judy Jurek, de 64 años, quien agregó que los médicos le dijeron que el niño nunca caminaría.

Anthony, quien sufrió un infarto al nacer, padece convulsiones frecuentes. Ambos niños sufren de parálisis cerebral. No obstante, los dos se encuentran actualmente entre los pocos niños incapacitados bajo el cuidado de CPS que han sido adoptados por el matrimonio Jurek, quienes empezaron a acoger niños con problemas desde hace más de ocho años.

El matrimonio Jurek terminó este mes el proceso de adopción de Christopher en un tribunal del Condado de Brazoria. Da la casualidad que este es el mes nacional de la adopción.

Esperan que los trámites para adoptar a Anthony culminen antes de que termine este mes.

“Cuando Christopher llegó a nuestro cuidado, nos necesitaba tanto que nos encantamos con él”, dijo Judy Jurek. “Sabíamos que era nuestro”.

Con respecto a Anthony, toda vez que se aclare que no existen parientes que puedan reclamarlo, el matrimonio Jurek también le adoptará.

“Es un regalo de Dios”, contestó Judy Jurek cuando le preguntaron que si adoptaría a niños incapacitados, que son los más difíciles de ubicar en hogares sustitutos. “Había pedido a Dios que me diera un ministerio y éste es el que me ha dado”.

De los más de 4,600 niños bajo el cuidado de CPS que fueron adoptados el año pasado en Texas, alrededor de 275 padecía incapacidad física.

Los datos estadísticos sobre cuántos de esos chicos están disponibles para adopción son imprecisos, pero funcionarios de CPS han dicho que los niños con incapacidad son los más difíciles de ubicar en hogares sustitutos. La mayoría de los posibles padres consideran que es algo muy doloroso y que hay que dedicarles mucho tiempo.

Pero Judy Jurek se ríe al respecto.

“Les digo que es el trabajo más maravilloso en el mundo”, afirmó. “Cada pequeño paso que dan me eleva a la Luna”.

Anthony, quien es ciego, parece oír las voces y se sonríe ampliamente cuando llegan visitantes.

Christopher, sobre quién médicos pronosticaron que permanecería toda la vida en una silla de ruedas, camina tramos cortos de manera rígida. Cada vez que logra atravesar una habitación y llegar hasta donde están sus padres, echa la cabeza hacia atrás y aplaude.

Judy Jurek dice que estos avances se deben a que el niño toma clases para montar a caballo dos veces a la semana en Horses For Life! que es un establo en Angleton que se dedica a ayudar a los niños incapacitados. Dichas clases han contribuido a corregir la postura de Christopher.

“Cree que es dueño de la montura”, dijo Geheard Jurek.

Con respecto a Anthony, no hay garantías de que tenga una larga vida.

“Conocemos esa posibilidad y estamos preparados para ello”, comentó Judy Jurek. “Lo estaré abrazando”.

Also of interest