Quantcast
6:47 p.m., 9/2/2014 | 91°

Houstonianos encuentran precios adecuados en las compras de Black Friday


DAVID KAPLAN Y L. M. SIXEL | 11/23/2012, 12:14 p.m.
Houstonianos encuentran precios adecuados en las compras de Black Friday
Los compradores tratan de encontrar las primeras ofertas de el 'Blackfriday' viernes negro en Target jueves 22 de noviembre 2012, en Houston. | Mayra Beltrán

HOUSTON — A Enrique Colón le gustan las rebajas, pero dice que los “empujones” entre los compradores del pasado Viernes Negro le quitaron el entusiasmo por acampar desde la medianoche delante de tiendas.

Este año, el trabajador de la construcción decidió esperar para hacer sus compras navideñas hasta las 7 de la mañana.

Colón fue a la tienda Best Buy en Gulfgate con su esposa y sus dos niños en busca de ideas y una pregunta que se hacen muchos padres: ¿qué puede querer Leandro, de tres años, en esta Navidad?

El Viernes Negro se hace sentir en todo Houston. Los comerciantes esperan una gran afluencia de consumidores en esta ciudad que en otras zonas del país. Las tiendas de Texas prevén un aumento de clientes del cinco por ciento para esta temporada, según el Centro de Estudios Minoristas en la Universidad de Texas A&M.

Casity Morrison y Catherine Williams, quienes son amigas, llegaron a las 5 de la madrugada del jueves a la tienda Sears en Willowbrook en busca de televisores de pantalla plana rebajados. Las dos habían estado planificado sus compras navideñas desde el verano.

“Hemos estado haciendo planes durante siete meses”, dijo Williams. “Sabíamos que vendríamos, sólo que no sabíamos a lo que veníamos”.

Este no es su primer Viernes Negro.

“El año pasado fue divertido”, comentó Morrison. “Me levanté a las 6 de la mañana y no regresé a mi casa hasta las 10 de la mañana del otro día. Lo divertido no es la fila sino conseguir las buenas rebajas, eso es lo mejor”.

A las 4 de la madrugada del jueves, la fila en el exterior de Target, en Tomball Parkway, iba desde la puerta de entrada por toda la acera hasta el final de un lote de estacionamiento contiguo.

El gerente de la tienda, Luke Wible, para quien éste es su sexto Viernes Negro, aprovechó varios minutos antes de la apertura de la tienda para motivar a sus empleados.

“Nos sentimos muy emocionados con la cantidad de gente que hay afuera”, dijo Wible. “Sólo queremos garantizar que nuestros clientes tengan una experiencia de compras segura”.

En la tienda Target, en Meyerland Plaza, una cajera respondía en la mañana del viernes a preguntas de un cliente acerca de la calma relativa en el lugar.

“Vinieron anoche y lo compraron todo”, dijo.

Sin embargo, eso no fue lo que hicieron Nataly y José Mejía. Pasaron la noche del Día de Acción de Gracia con su familia, pero se fueron de compras el viernes bien temprano y obtuvieron descuentos en ropa de dormir, videojuegos y pistolas Nerf para sus hijos Bryan, de 6 años, y Kevin, de 8 años.

Después de salir de Target se dirigieron a JC Penney para comprar ropa.

El matrimonio se reía mientras explicaba cómo dividieron las tareas este viernes: Nataly era la que compraba y José empujaba el carrito, pagaba las facturas y manejaba el auto hasta la próxima tienda.

La estrategia también fue importante para la maestra jubilada Brenda Nichols, quien salió de la tienda Stein Mart con una bata de baño rosada y unas zapatillas del mismo color. Se sentía contenta porque con su cupón de 10 dólares de rebaja, lo compró todo por 32 dólares.