Quantcast
5:36 p.m., 12/19/2014 | 54°

Gran sequía vuelve a afectar al estado de Texas


ERIC BERGER | 11/23/2012, 9:39 a.m.
Gran sequía vuelve a afectar al estado de Texas
Houston experimenta una sequía “moderada” | Cody Duty

HOUSTON — De acuerdo con el último informe de la organización U.S. Drought Monitor, más de tres cuartos del estado de Texas, incluida la zona de Houston, experimentan al menos una sequía “moderada”.

La mitad de Texas se encuentra en un estado peor o “grave” de sequía, indican expertos.

“Esto no me gusta nada”, dijo John Nielsen-Gammon, climatólogo del estado de Texas.

La peor sequía de un año en la historia de Texas alcanzó su punto culminante en octubre de 2011 cuando el 99 por ciento del estado entró en la categoría de sequía “grave”.

El pasado invierno y la primavera de 2012, que fueron más lluviosos de lo esperado, hicieron retroceder a la sequía. En mayo, sólo alrededor de la mitad de Texas padecía sequía y toda la zona de Houston se salvó de esa situación hasta el otoño de este año. Sin embargo, para el estado en general la sequía nunca terminó.

Desde mediados de agosto, la lluvia empezó a escasear en Texas. En la actualidad, es posible que el estado atraviese por el período más seco de octubre a noviembre desde la década de 1950, según Víctor Murphy, experto del Servicio Nacional de Meteorología.

El promedio de lluvia en Texas ha sido de unas 0.5 pulgadas en noviembre, una cifra que contrasta con la media normal de dos pulgadas, según Murphy. Eso implica que el período de octubre a noviembre ha recibido entre 1.3 y 1.4 pulgadas de precipitación o alrededor del 30 por ciento de las 4.6 pulgadas normales de lluvia en el estado durante esta época.

El actual período de octubre a noviembre podría ser más seco que en 2010, cuando cayeron 1.85 pulgadas de lluvia, lo que dio inicio a la gran sequía de 2011.

“Esto no es bueno a medida que nos adentramos en el invierno”, dijo Murphy.

El último pronóstico de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) también es preocupante porque indica que sin el desarrollo del fenómeno climático conocido como El Niño en el Océano Pacífico, como se esperaba, Texas no puede esperar un invierno con lluvias por encima de lo normal.

La zona de Houston, según NOAA, tiene la misma probabilidad de lluvia por encima o por debajo de lo normal y un 40 por ciento de probabilidad de experimentar temperaturas más cálidas de lo acostumbrado en este invierno.

La sequía del año pasado afectó principalmente a Texas y a Oklahoma, pero este año se ha extendido en gran parte hacia el medio oeste de Estados Unidos.

Más del 60 por ciento de 48 estados son presa de algún grado de sequía, según informa Dourght Monitor, lo cual ha acabado con dos semanas de mejoras y ha afectado ampliamente a la agricultura.

La sequía también ha disminuido el tránsito de barcazas en el río Mississippi, que incluye a los ríos Missouri y Ohio, según Ann McCulloch, de la organización American Waterways Operators, en Arlington, Virginia.

El bajo nivel de las aguas ha provocado que las naves remolcadoras tengan que empujar menos barcazas por las vías de navegación. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército tiene previsto limitar en las próximas semanas la cantidad de agua en el río Missouri, que alimentan al río Mississippi cerca de San Luis, como parte de su programa anual de control fluvial.

El nivel del agua es tan bajo en San Luis que la disminución de agua podría exponer rocas en el canal y dificultar el tránsito de barcazas en esa zona.

El pronóstico a corto plazo no parece ofrecer un alivio sustancial para la zona de Houston.

Según el Servicio Nacional de Meteorología, varios frentes fríos deben desplazarse hacia la región en los próximos días. El primero será el viernes, luego otro el martes y posteriormente el jueves, más o menos.

Sin embargo, de momento no se prevé que Houston reciba los grandes aguaceros que tanto necesita.