Quantcast
9:52 a.m., 12/19/2014 | 59°

Esfuerzo prevé ocho millones de nuevos ciudadanos estadounidenses


SUSAN CARROLL | 11/23/2012, 9:59 a.m.
Esfuerzo prevé ocho millones de nuevos ciudadanos estadounidenses
Lisbet Guerrero, de Cuba, recibe ayuda para llenar el formulario de ciudadanía durante una sesión en Hiram Clarke Multi-Service Center el sábado, 17 de noviembre 2012, en Houston. | Mayra Beltrán

HOUSTON — Grupos de activistas en Houston y en otras partes del país están incrementando los esfuerzos para que los residentes permanentes que pueden optar por la ciudadanía estadounidense culminen el proceso de naturalización, para lo cual están ofreciendo diversos servicios, como clases de ingles y ayuda legal gratuitas.

Esto es parte de una campaña nacional cuyo objetivo es ayudar a unos ocho millones de residentes permanentes en la nación para que se hagan ciudadanos estadounidenses, incluidos unos 300,000 inmigrantes legales en el Condado de Harris, según informó Shineh Rhee, portavoz de la campaña The New Americans, que comenzó el año pasado en Houston y en otras siete ciudades.

El número de inmigrantes que fueron aprobados para convertirse en ciudadanos de Estados Unidos fue de más de un millón en 2008, en medio de un gran aumento de solicitantes que trataban de evitar el incremento de la tarifa por solicitud.

La cifra de nuevos ciudadanos estadounidenses ha sido de entre 620,000 y 740,000 cada año desde 2009. Esto representa un aumento de más de 760,000 en el año fiscal que culminó en septiembre, según datos del Departamento de Seguridad Interna.

La campaña nacional incluya a más de 80 organizaciones y su objetivo es ayudar a residentes permanentes a superar los obstáculos en el proceso de naturalización, algo que a veces puede ser tan simple como informarles acerca de las bases de dicho proceso, según Claudia Ortega Hogue, directora de compromiso cívico de la oficina local de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados.

Ortega indicó que muchos inmigrantes necesitan ayuda con otro obstáculo común: la tarifa de 680 dólares que cuesta la solicitud de naturalización. Asimismo, dijo que otros necesitan una ayuda más específica, como aprender a llenar el formulario de solicitud, prepararse para el examen de ciudadanía o mejorar sus conocimientos de inglés.

“La necesidad es enorme”, dijo Mariana Sánchez, quien preside un grupo loca sin fines de grupo llamado Bonding Against Adversity Inc., que se apoya en tres empleados y equipos de voluntarios para brindar ayuda a más de 250 residentes permanentes que desde el verano pasado trataron de iniciar el proceso de naturalización.

Los voluntarios de Sánchez, que trabajan principalmente en vecindarios en el norte de Houston, detectaron que necesidades básicas impedían que muchos residentes permanentes se hicieran ciudadanos, incluso si eso era lo que deseaban.

Sánchez dijo que su organización ofrece clases de ciudadanía en inglés y español, así como consultoría jurídica gratuita de vez en cuando. Además, según informó ella, algunos voluntarios se dedican a asesorar a los inmigrantes necesitados para lo que usan diversas técnicas de entrenamiento. Por ejemplo, un voluntario le daba pedacitos de chocolate a un inmigrante de 87 años por cada respuesta correcta que recordaba del examen de ciudadanía, según Sánchez.

Otro voluntario compró gafas a un anciano después de percatarse de que no podía ver los suficientemente bien como para leer el examen, indicó Sánchez.

Por su parte, Ortega dijo que hay planes para ampliar este año la campaña incrementando el número de organizaciones que participan en ese programa y planificando eventos adicionales, como talleres gratuitos sobre el proceso de naturalización.

susan.carroll@chron.com