Quantcast
9:22 p.m., 10/1/2014 | 82°

Planifica Acción de Gracias con tiempo


Haz de Thanksgiving una gran celebración y no un pesado compromiso familiar

Héctor Pina | 11/18/2012, 6 a.m.
Planifica Acción de Gracias con tiempo

No son pocas las familias que tras un ajetreado Día de Acción de Gracias afirman: “El año que viene lo celebramos en otra casa, no en la mía”. Sin embargo, cuando se acerca ese fecha especial para almorzar o cenar en familia, el gustillo solapado por ese tipo de reunión nos empieza a provocar una comezón interna. En realidad, el éxito de la celebración depende de una buena planificación.

1 Prepárate 
mentalmente

Como no es fácil preparar un banquete para muchas personas, lo primero es llenarte de cariño. Si no llevas a cabo los preparativos con verdadero deseo y amor, no sólo te abrumarás, sino que es probable que las cosas no te queden bien.

Aleja pensamientos negativos como “eso da mucho trabajo; estoy agotada o ¡quién me mandaría a meterme en esto”!

2 Planifica 
dónde ubicarás a los invitados

Piensa en la cantidad de gente que vas a invitar y no olvides incluir a los posibles satélites, como suelo llamar a esas personas que aparecen inesperadamente o que son invitadas por algunos de tus invitados. Después de sacar esa cuenta, analiza que puedas sentar a todos. Trata de colocar los asientos de tal manera que la gente no tienda a formar subgrupos y pierdas la unidad del festejo.

3 Dirige la 
conversación

Te cuento que en una reciente celebración de Thanksgiving acomodé como a unas 30 personas a las que senté como si se tratara de una sesión de psicoterapia colectiva, es decir, en forma de círculo.

Funcionó muy bien, pues como todos se estaban mirando, no les quedó más remedio que integrarse a la conversación colectiva. Claro, tuve que actuar como si fuera un moderador, atento siempre a que los temas abordados no fueran polémicos u ofensivos para algunos. En esos casos intervenía con algún chiste o anécdota. Lamentablemente, eso es parte del trabajo de un anfitrión.

4 Un bufé, una
posibilidad

Una opción práctica para la cena es servir un bufé, es decir, colocar todo lo que vayas a ofrecer en una mesa grande para que cada cual se sirva lo que desee. Puedes poner cubiertos, platos y vasos o copas regulares, o sus versiones en plástico, no sólo para evitar accidentes en que caso de que alguien haya tomado unos tragos de más, sino que luego no tienes que molestarte en fregar. ¡Todo a la basura!

Un menú simple, sobre todo si lo vas a cocinar tú, también ayuda.

5 Cuidado con 
las bebidas

En cuanto a la bebida, te aconsejaría ofrecer vinos y refrescos. Recuerda que luego tus invitados tienen que manejar y no es conveniente que a su disposición haya bebidas fuertes, como whisky, ron, tequila y vodka.

6 No olvides el 
ambiente

Decora tu casa con los colores del otoño como, por ejemplo, manteles en tonos ocres, flores amarillas, velas de color verde claro, naranja y amarillo pálido. También puedes quemar incienso que huela a manzanas con canela. Hecho esto, recibe a tus invitados con mucho gusto y hazles pasar una velada inolvidable, aunque al final de la jornada, cuando todos se marchen, vuelvas a prometerte que el próximo Thanksgiving será en otra casa….

Héctor Pina es psicólogo y periodista especializado en salud. helgo@bellsouth.net