Quantcast
11:52 a.m., 9/2/2014 | 90°

Desarrollan nuevo método de clasificación para escuelas de Texas


Jennifer Radcliff | 11/18/2012, 6 a.m.
Desarrollan nuevo método de clasificación para escuelas de Texas
Nina Byers revisa sus estudiantes trabajan mientras resuelven problemas de matemáticas entre sí en Lunes, 05 de noviembre 2012. | Tia Owens-Powers/AP

El término “aceptable” ya no es lo suficientemente bueno para las escuelas de Texas.

El comisionado de Educación Mike Williams dijo el jueves que el sistema estatal de clasificación escolar, que aún tiene que recibir un nombre, incluirá una medida que indique el progreso de escuelas y distritos escolares para disminuir la diferencia de rendimiento académico que persiste entre estudiantes pobres y de las minorías.

“Será una evaluación más completa y precisa de la que tenemos en la actualidad”, dijo Williams.

La fórmula para renovar el proceso de clasificación escolar, algo exigido en 2009 por la Legislatura para que acompañe al nuevo sistema de pruebas estandarizadas, conocido como State of Texas Assessments of Academic Readiness (STAAR), desempeñará también su papel en las puntuaciones de los exámenes, en los logros estudiantiles y en la preparación escolar post-enseñanza preparatoria, según Williams, quien recibió su nombramiento como comisionado a finales de agosto.

Williams no especificó si las escuelas recibirán las clasificaciones en números, en letras o mediante títulos nuevos, pero funcionarios indicaron que las categorías actuales de “ejemplar”, “reconocido”, “aceptable” e “inaceptable” serán descartadas.

“Hay trabajadores encargados de ese asunto en estos momentos para ver si se puede llegar a una forma adecuada de comunicar eso”, expresó Williams.

Asimismo, el comisionado dijo que quiere que la medida para determinar la diminución de la brecha en el rendimiento académico tenga más peso que los otros tres componentes.

Alrededor del 63 por ciento de los 4.9 millones de niños en edad escolar en Texas son afroamericanos o hispanos, y otro 60 por ciento procede de familias de bajos ingresos, según datos de 2011.

Las escuelas recibirán las clasificaciones preliminares en agosto.

En la actualidad, dichas clasificaciones se basan casi exclusivamente en las puntuaciones de los estudiantes en los exámenes. Una escuela puede caer en la temida categoría de “inaceptable” si un subgrupo de sus estudiantes, incluidos de las minorías, de familias de bajos recursos y niños con necesidades especiales, no satisface las normas académicas mínimas.

Los maestros consideran que el sistema actual es punitivo.

“Le llamamos muerte celular”, dijo David Anthony, director ejecutivo de Raise Your Hand Texas, un grupo de activistas sin fines de lucro. “Todo el buen trabajo puede ser perjudicado por un área”.

De acuerdo con el sistema antiguo, los directores de escuelas podían indicar, por ejemplo, que los estudiantes de cuarto grado que proceden de hogares de bajos ingresos cuestan a ese centro la codiciada clasificación de “reconocido” o “ejemplar”. Esas etiquetas pueden impactar muchos factores, desde el financiamiento escolar hasta el valor de la propiedad.

Es probable que el sistema nuevo incluya elogios para las escuelas que tengan programas satisfactorios de tecnología, artes plásticas u orientación profesional, entre otras distinciones, según Williams.

Bob Sanborn, presidente de la organización Children at Risk, dijo que los ajustes en el nuevo sistema de clasificación parecen estar encaminados en la dirección correcta.

“Si podemos hallar una media justa y transparente que verdaderamente determine el progreso en las escuelas, eso sería fantástico”, afirmó.

Harvin Moore, miembro de la junta escolar de Houston, tiene esperanzas de que el nuevo sistema de clasificación sea más desafiante.

“Había muchas escuelas con clasificaciones superiores y eso carece de sentido”, dijo Moore.

En 2011, alrededor del 88 por ciento de los distritos escolares en Texas recibieron clasificaciones de “reconocido” o “aceptable”.

jennifer.radcliffe@chron.com