Quantcast
8:05 a.m., 4/23/2014 | 65°

Opinión: Violencia en las canchas de Houston

Nuestras ligas

DIEGO LÓPEZ-MARADONA | 11/14/2012, 4:32 p.m.
Opinión: Violencia en las canchas de Houston
Diego López-Maradona | Dave Rossman

HOUSTON - Después de transitar tanto tiempo por las ligas locales de Houston, primero como jugador y luego como manager general de una de las ligas más importantes de la ciudad. Después de tantas satisfacciones a nivel personal y de haber visto y compartido equipos con excelentes jugadores que han sido profesionales en sus países de origen, y de ver tanto talento que se ha quedado en el anonimato por no tener la oportunidad de probar suerte en equipos profesionales, me cruzo hoy con la dura realidad que me toca ver semana tras semana.

El hecho de haber aumentado el número de ligas locales hizo que se redujera el nivel futbolístico en ellas. Quiere decir que a mayor número de campos de juego, menor cantidad de buenos jugadores. Se ha ganado en cantidad, pero se ha perdido en calidad.

Con la apertura de tantas ligas locales, no sólo es que se ha perdido el nivel futbolístico, sino que también, al haber jugadores que carecen de habilidad, hay mayor contacto físico, lo cual genera violencia. Pero la violencia no viene sola, viene acompañada o engendrada por el consumo excesivo de alcohol en las ligas locales.

Tan a menudo ocurren hechos de violencia en las ligas locales que esto está contribuyendo a que las familias se alejen definitivamente de los campos de juego. Recuerdo que hace algunos años se veía en los campos de fútbol a familias enteras acompañando y apoyando a equipos que brindaban un buen espectáculo.

Recientemente, en las instalaciones del River Park, donde funciona de manera provisoria la liga Cuscatleca, dos equipos mantuvieron una pelea que duró más o menos media hora y donde se vieron involucrados todos sus integrantes.

Quiero que entiendan que con mi opinión no me estoy manifestando en contra del negocio que puede generar la venta de bebidas alcohólicas, sino que tiene que existir el control. Antes, en las ligas locales si un árbitro se percataba que un jugador estaba alcoholizado o simplemente que había consumido alcohol, tenía la autoridad suficiente para expulsarlo del campo de juego, algo que hoy pasaría por ridículo.

Diego López-Maradona es un ex futbolista profesional, sobrino del ex astro argentino Diego Maradona y que vive en Houston desde hace más de 15 años. Actualmente está relacionado a la organización de ligas de aficionados en el área de Houston. E-mail: diegol.sportsculture@gmail.com