Quantcast
8:51 p.m., 10/25/2014 | 67°

Ingenieros dan calificaciones mixtas a infraestructura de Houston


DUG BEGLEY | 11/14/2012, 3:13 p.m.
Ingenieros dan calificaciones mixtas a infraestructura de Houston
Trabajadores de la Ciudad unen cadenas en la ciudad de Houston el 8 de febrero 2011, en Houston. | Karen Warren

HOUSTON — Ingenieros dieron su aprobación a la infraestructura de la zona de Houston, pero tampoco fue algo como para que los residentes o contribuyentes se enorgullezcan.

La división en Houston de la Sociedad de Ingeniería Civil de Estados Unidos realizó una evaluación de la viabilidad económica y estructural de carreteras, tránsito, desechos sólidos, aguas residuales e instalaciones de suministro de agua.

El sistema de agua potable recibió una calificación de D, mientras que las calles y autopistas obtuvieron una D+. Los puentes, el tránsito y el control de inundaciones recibieron una C- y el sistema de desechos sólidos fue calificado con una C, así como el sistema ferroviario pesado, el de carga y Amtrak obtuvieron una C+.

El informe constituye la primera evaluación local hecha por una rama de la sociedad nacional de ingeniería. Houston es la oncena zona a escala nacional que analiza la infraestructura local.

A la mayor parte de las regiones le fue un poco mejor que a Houston. Por ejemplo, Los Ángeles, San Diego y San Francisco recibieron calificaciones de B y C en la mayoría de los parámetros.

Especialmente, el sistema de agua potable en Houston está rezagado en cuanto a mantenimiento, según Clay Forister, presidente de la comisión de la sociedad nacional de ingeniería civil que produjo el informe.

“Creo que todos recuerdan el verano pasado y todas las roturas en las tuberías”, señaló Forister, en referencia a los fallos en la época de sequía en Houston, que llegaron a ser 1,000 en un solo día de agosto en 2011.

Tres cuartos de las roturas ocurrieron en las tuberías de agua que tienen más de 30 años, según Forister.

Las malas calificaciones se basan en análisis de la capacidad de los sistemas para proporcionar servicios en la actualidad y en el futuro, junto con planes para el mantenimiento y financiamiento de necesidades futuras de construir carreteras más amplias, agregar autobuses y trenes y ampliar los sistemas de drenaje y de abastecimiento de agua.

“Una calificación baja no implica inseguridad, más bien que está muy anticuado y no hay planes disponibles”, expresó Clark Barrineau, portavoz de la sociedad de ingeniería civil en Washington.

La evaluación indica que Houston tiene graves necesidades financieras y que los funcionarios deben considerar la forma de invertir, indicó la concejal de la ciudad Melissa Noriega.

“Necesitamos tener una conversación con datos y la realidad”, manifestó Noriega. “No hay un hada de la infraestructura que diga: ‘He aquí un puente’”.

La demanda futura es grande, indicó el informe. Se anticipa que la población combinada de los condados de Harris, Galveston, Brazoria, Fort Bend, Montgomery, Liberty y Chambers crezca en tres millones de habitantes y alcance los 8.8 millones en 2035, según los ingenieros.

Si no se hacen mejoras, las 422 millas de autopistas locales no podrán acomodar el crecimiento y las plantas de agua y drenaje tendrán dificultades para brindar servicios a una población creciente.

El informe considera programas como ReBuild Houston, que es un plan para invertir 125 millones de dólares al año para corregir problemas viales y de drenaje. Pero como se necesitan 5,000 millones de dólares para llevar a cabo mejoras, harán falta 25 años para realizar las mejoras identificadas.

Los líderes de Houston son capaces de hacer inversiones, indicó el concejal Stephen Costello, quien también es ingeniero y fue un dirigente en la iniciativa ReBuild Houston.

Costello destacó que los votantes aprobaron en las elecciones recientes un paquete de gastos locales por 3,000 millones de dólares para varios proyectos, a pesar de los efectos perdurables de la recesión económica.

La única faceta de infraestructura local que recibió alta calificación fue el sector de aguas residuales, ya que los ingenieros se percataron de que ha sido una prioridad financiera para los funcionarios de la ciudad en los últimos 20 años.

Mejorar todos los sistemas determinará la forma en que la zona de Houston pueda atraer a nuevas empresas y residentes. Las compañías que se quieran trasladar a la zona no lo harán si las autopistas están congestionadas, según David Ellis, investigador del Instituto de Transporte de la Universidad de Texas A&M.

Houston ha sido “víctima de su propio éxito”, porque su crecimiento ha provocado mayor demanda de tuberías de agua, sistemas de drenaje y autopistas, agregó Ellis.

“Si quieres resolver eso, basta con una recesión, ya que entonces no habrá mucha gente en las autopistas”, concluyó Ellis.

dug.begley@chron.com