Quantcast
4:50 a.m., 8/1/2014 | 75°

Liga MX, ¿mejor o más de lo mismo?


CARLOS RODRÍGUEZ / AP | 11/9/2012, 5:02 p.m.
Liga MX, ¿mejor o más de lo mismo?
Héctor Reynoso, al frente, y Antonio López chocan en busca de la pelota en el clásico del fútbol mexicano entre Chivas y América. | Christian Palma

MÉXICO D.F. — Cuando resta sólo una fecha en el calendario regular del torneo Apertura mexicano ha quedado claro que, al menos por ahora, la nueva liga de fútbol local sigue siendo la misma de temporadas pasadas con algunos brochazos de maquillaje que en nada cambiaron la esencia.

En julio pasado se anunció que la Federación Mexicana se separaba del torneo local, que ahora llevaría el nombre de Liga MX, en medio de promesas de cambios sustanciales que harían que la experiencia dentro y fueron de los estadios fuera mejor al producto anterior.

Eso no ha ocurrido.

Sobre la cancha aumentaron los empates. La temporada pasada, luego de 16 fechas, eran 40 y en el actual Apertura suman 49.

“Los empates son producto de la competitividad porque los entrenadores saben que son fundamentales todos los puntos”, dijo el ex seleccionador mexicano Manuel Lapuente. “Es una temporada muy corta y si te metes en un bache luego ya no da tiempo ni de levantarse”.

Además ha habido fechas como la novena y décima, donde se marcaron 33 goles combinados, lo que empató el récord a la menor cantidad en torneos cortos, que fue impuesta en las fechas 8 y 9 del Clausura de 2007.

Tras 16 fechas, el promedio de goles por partido es de apenas 2,47 y de mantenerse ese paso sería el peor desde que se instauraron los torneos cortos en México en 1996.

“Los equipos nos conformamos muy bien y por eso la competencia es mucho mayor”, dijo el volante de Cruz Azul, Israel Castro sobre los empates. “A mí en ese sentido creo que por eso se hace más parejo el torneo, sin embargo, creo que todos podemos dar más”.

Entre las novedades para esta temporada se revivió el torneo de Copa en el que participan equipos de primera y segunda división, pero las escuadras del máximo circuito se interesaron muy poco y la gran mayoría usó a sus reservas. El campeón fue Dorados de Sinaloa de la segunda división.

“La Copa, como muchos modelos, puede tener mejoras... puede haber sugerencias”, reconoció el presidente de la Liga MX, Decio De María. “Esta es la primera edición, todos aprendimos, clubes y árbitros. Es un proceso que se va madurando”.

Como resultado de ese poco interés por un torneo que no tiene premio alguno al ganador, los cuatro finalistas de la Copa fueron equipos de la segunda división.

“Podríamos poner una zanahoria”, dijo De María sobre un posible premio económico al ganador. “Pero la mayor zanahoria debería ser el levantar el trofeo, el premio económico sería un incentivo, pero nunca puede ser el más importante”.

Otro aspecto que la nueva liga se propuso mejorar fue imponer un código de ética con el que entrenadores y jugadores convivieran en más armonía, pero hasta ahora todo ha transcurrido de la misma forma que en temporadas anteriores.

Quizá sólo algunos entrenadores que eran voces críticas del sistema, como el brasileño Ricardo Ferreti, se han quedado callados por miedo a ser multados.

“La liga me obligó a firmar un papel en el cual dice que debo de respetar los lineamientos, las actuaciones, no comentar nada, no hacer enojos, no hacer comentarios, no hacer aspavientos, toda una regla de cosas y yo lo firmé, y si lo firmé, tengo que cumplir”, dijo el entrenador de Tigres.

En las tribunas, lejos de mejorar el comportamiento de los aficionados, como prometió De María, han ocurrido los mismos eventos violentos entre las barras que sucedían en el pasado y esta temporada hubo un grave incidente en León en octubre pasado, cuando la policía agredió con violencia excesiva a la barra de Tigres.

“Lo que debería estar regulado por la Federación Mexicana es: ¿Van a salir antes los aficionados? ¿Van a salir después? ¿De qué manera van a salir? ¿De qué manera se invita a los aficionados a que se retiren sin llegar a la agresión?”, dijo Gustavo Matosas, entrenador del León.

De María prometió que los resultados de la Liga MX serían evidentes en tres años, pero si mantienen este paso, ese tiempo puede ser corto.