Quantcast
2:32 p.m., 4/23/2014 | 81°

Defensores de inmigrantes: las elecciones han sido una advertencia para los republicanos

SUSAN CARROLL | 11/8/2012, 4:12 p.m.
Defensores de inmigrantes: las elecciones han sido una advertencia para los republicanos
Manifestantes apoyando al DREAM Act. | Brett Coomer

Houston — Mientras los expertos analizan los resultados de las elecciones del martes, muchos han identificado un probable tópico vencedor que nunca llegó a la boleta electoral: la reforma integral del sistema de inmigración.

Algunos especulan que la postura de línea dura del Partido Republicano con respecto a la inmigración y el aumento del electorado hispano fueron factores que perjudicaron al candidato republicano Mitt Romney en los cruciales estados indecisos.

El 71 por ciento de los votantes hispanos votó por el presidente Barack Obama, mientras que sólo un 27 por ciento lo hizo por Romney, y la victoria decisiva para los demócratas también se reflejó en la contienda senatorial, según indican sondeos.

Incluso antes de que los resultados de las elecciones estuvieran listos, el ex asesor presidencial David Gergen declaró que la reforma inmigratoria era un vencedor.

“Los demócratas la quieren y los republicanos ahora la necesitan”, afirmó.

Defensores de los inmigrantes calificaron los resultados de las elecciones como un elemento de cambio y señalaron que representan una orden clara de llevar a cabo una reforma al sistema de inmigración.

Algunos opositores a la reforma inmigratoria acudieron de inmediato a la red social Twitter para advertir al Partido Republicano que no le echara la culpa a su postura intransigente en cuanto a inmigración por su derrota en las elecciones del martes, lo que sugiere que Romney carecía de las credenciales conservadoras para ganar.

Un “cambio brusco” en la reforma inmigratoria podría ser problemático para el Partido Republicano, según algunos sociólogos, incluso si el liderazgo del partido reconoce el poder del electorado latino.

El asunto de inmigración ha demostrado ser profundamente divisorio entre los republicanos, ya que muchos se oponen firmemente a otorgar legalidad a millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

“Posiblemente habrá muy pocos (republicanos) que cambien su manera de pensar”, dijo Néstor Rodríguez, sociólogo de la Universidad de Texas en Austin. “Basta con mirar a la Cámara de Representantes. Los republicanos aún están en control de esa cámara. Creo que ha habido un llamado de alerta, pero todavía pueden seguir aplazándolo”.

Votantes latinos

De acuerdo con una encuesta realizada por la organización Media-Latino Decisions en la víspera de las elecciones, la inmigración fue un elemento decisivo para los hispanos a la hora de votar.

Un análisis de sondeos realizado por el Centro Hispano Pew halló que los latinos fueron el 10 por ciento del electorado nacional. Obama obtuvo la mayor votación hispana recibida por un candidato demócrata desde 1996, cuando el presidente Bill Clinton ganó la Casa Blanca con el 72 por ciento del voto latino, según datos del Centro Pew.

Algunos estrategas y líderes republicanos ya han advertido acerca de los peligros de ignorar o alienar el voto hispano. El senador Marco Rubio, republicano de Florida, que tuvo un papel prominente en la Convención Nacional Republican, manifestó antes de las elecciones que el Partido Republicano no puede ser “simplemente un partido contrario a la inmigración de indocumentados”.

Rubio exhortó a sus colegas a establecer un compromiso entre la concesión de “amnistía” a los estimados 11.5 millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos y su deportación.