Quantcast
4:41 a.m., 12/19/2014 | 57°

4 de julio: la diferencia entre patriotismo y nacionalismo


HÉCTOR PINA | 7/2/2012, 5:59 p.m.
4 de julio: la diferencia entre patriotismo y nacionalismo
Freedom Over Texas es el evento que anualmente celebra el gobierno de Houston en el área del downtown para conmemorar el 4 de Julio, en el que hay desde entretenimiento para niños hasta conciertos de diversas bandas y cantantes, culminando con un gran despliegue de fuegos artificiales. | Richard Cardson

OPINIÓN

Cada año, cuando llega el 4 de julio, invariablemente pienso en el sentimiento patriótico, esa devoción que uno experimenta por su país de nacimiento e incluso por la nación que te ha acogido y te ha brindado facilidades para desarrollarte, como ocurre con muchos inmigrantes que han venido a Estados Unidos en busca de una vida mejor.

Sin embargo, a menudo la gente confunde el patriotismo con el nacionalismo y no son pocos los que creen que son sinónimos. Pero hay una diferencia significativa entre ambos.

El nacionalismo da más importancia a la unidad del pueblo teniendo en cuenta la herencia cultural, incluido el idioma, mientras que el patriotismo se basa en el amor por una nación y admiración por su estilo de vida y gobierno.

Considero que en el patriotismo hay afecto y en el nacionalismo hay cierto grado de rivalidad hacia otros pueblos. El novelista británico George Orwell dijo en una ocasión que el nacionalismo es “el peor enemigo de la paz”.

A lo largo de la historia, muchos nacionalistas han considerado que su país es superior a otros, lo cual ha provocado actitudes militantes y acciones militares.

Para ellos, sólo son iguales aquellas personas que pertenecen al mismo país, comparten la misma cultura, el mismo idioma y, en ciertos casos, la misma raza o etnia.

Sin embargo, no fue el sentimiento nacionalista lo que llevó al general de origen español Bernardo de Gálvez, quien en 1779 era el gobernador de Luisiana, a cooperar con los ejércitos de los generales George Washington y George Rogers Clark en su lucha por independizarse de Gran Bretaña, el evento que se celebra cada 4 de julio.

Aporte de los hispanos

Otros hispanos también han luchado a favor de las tropas estadounidenses en otras guerras y eso lo han hecho por un sentimiento claro de identificación con la causa de Estados Unidos. Según el Centro Hispano Pew, en la guerra civil estadounidense combatieron 9,900 méxico-estadounidenses, muchos de ellos como voluntarios, y cabe destacar que, de según cifras del censo de población de 1860, entonces la población mexicana en Estados Unidos era de apenas 27,500 personas.

También durante la Segunda Guerra Mundial entre 250,000 y 500,000 hispanos sirvieron en el ejército de Estados Unidos, según el Pew, que indica que la cantidad pudo haber sido mayor, ya que entonces los registros no eran tan precisos como hoy.

Y no podemos olvidar la cantidad de soldados hispanos que han dado su vida en guerras recientes como las de Irak y Afganistán.

Esos jóvenes no han luchado ni muerto en combate por creerse mejor que otros pueblos sino por amor, lealtad o deber moral hacia esta nación.

Por lo tanto, el 4 de julio no es una fiesta nacionalista, es una fiesta patriótica que debemos celebrar todos los que hemos tenido la suerte de ser acogidos por esta tierra, en la que también hemos prosperado, amado y criado una familia.

Si tienes hijos a los que estés criando en este país, aprovecha la proximidad del 4 de julio para hablarles, tanto si éste es su país de nacimiento como si el adoptivo, del amor, el deber hacia un país del que uno forma parte y lo que significa ser una nación libre y soberana.