Quantcast
5:30 p.m., 8/1/2014 | 86°

Año de campañas y de tragedia


La reelección de Obama, Sandy y la masacre en 
Newtown pasan a la historia

AP | 12/30/2012, 6 a.m.
Año de campañas y de tragedia
Antonia González, de Seattle, muestra su apoyo al presidente Barack Obama en la Convención Nacional Demócrata el 4 de septiembre en Carolina del Norte. | Getty Images

En Estados Unidos, el año que termina estuvo dominado por una campaña presidencial que dejó en claro las hondas divisiones políticas en el país, una dolorosa recuperación económica, desastres naturales y el renacer del debate sobre las armas tras la matanza de 20 niños inocentes en Connecticut.

Tras meses y meses de campaña presidencial, el demócrata Barack Obama fue reelegido en las elecciones del 6 de noviembre con la ayuda de las mujeres y las minorías, especialmente de los hispanos, que mostraron un creciente peso demográfico y esta vez salieron a votar, rechazando la retórica antiinmigrante del Partido Republicano.

El candidato republicano, Mitt Romney, quien alguna vez dijo que los extranjeros que están en el país ilegalmente deberían “autodeportarse”, recibió apenas el 27 por ciento del voto hispano.

Sin embargo, fue el tema de la economía el que dominó la disputa electoral en general.

El país está saliendo de su peor crisis desde los años 30. La recesión terminó técnicamente a mediados de 2008, sin embargo, la recuperación ha sido lenta y compleja. La tasa de crecimiento desde entonces es un pálido 2 por ciento y el desempleo, de 7.7 por ciento, es casi el mismo que cuando Obama asumió por primera vez, en plena recesión.

La lenta recuperación ha puesto de manifiesto lo mucho que la dinámica económica del país ha cambiado. Las fábricas comenzaron a contratar gente nuevamente, pero con frecuencia no encontraron el personal con las aptitudes que buscaban.

Un estudio indicó que incluso en lo peor de la recesión, siempre fue en aumento la cantidad de puestos disponibles para personas con títulos. Y que, por el contrario, cada vez hay menos plazas para la gente que no tiene estudios universitarios.

photo

Joe Raedle / Getty Images

La masacre en Connecticut estremeció al país.

Las divisiones

Durante la campaña electoral también se hicieron evidentes las profundas divisiones en torno al papel del gobierno y el enorme déficit fiscal del país. Las maneras de reducirlo seguramente dominarán la escena política en 2013 incluso si demócratas y republicanos logran ponerse de acuerdo antes de fin de año para evitar el precipicio fiscal que se avecina y que implica fuertes recortes de gastos y mayores impuestos, una receta ideal para una nueva y dura recaída económica, según algunos expertos.

En realidad, aunque Obama ganó ampliamente las elecciones presidenciales, el Congreso sigue dividido. Los demócratas controlan el Senado y los republicanos la Cámara de Representantes.

Obama se apuntó una resonante victoria política cuando la Corte Suprema confirmó la legitimidad de un plan de salud impulsado por el mandatario. Pero el fallo fue una espada de doble filo, pues los jueces dijeron que los estados no estaban obligados a aceptar la expansión del seguro de salud Medicaid, un aspecto fundamental de la nueva ley.

Este rechazo, como el que ha expresado el gobernador de Texas, Rick Perry, y los costos del programa prevén más problemas y batallas por venir en 2013.

En 2012 hubo más debates presidenciales que nunca, en los que Romney sobrevivió al reto planteado por Perry, Rick Santorum, Herman Cain y Michele Bachmann en las primarias republicanas. Pero Romney, quien actuó como moderado cuando fue gobernador de Massachusetts, no pudo ganarse a los conservadores de su partido.