Quantcast
11:39 p.m., 11/27/2014 | 45°

Pon atención al comportamiento de tu hijo


Hay señales en la conducta de los chicos que podrían advertir de futuros peligros.

Héctor Pina | 12/29/2012, 6 a.m.
Pon atención al comportamiento de tu hijo
Estudiantes de secundaria de Houston empacan muñecos para la comunidad de Newtown, donde 20 niños murieron baleados por un joven de 20 años. | Jimmy Loyd

Tal vez si los padres prestaran más atención a ciertas conductas de los muchachos cuando son pequeños y adolescentes se podrían evitar algunas tragedias como la de la escuela primaria Sandy Hook en Newtown, Connecticut, donde murieron tantos inocentes.

Aunque aún no se determinan las causas que llevaron a un joven de 20 años a cometer tal masacre, en muchos otros casos, cuando se han hecho estudios de la niñez y la adolescencia de personas que han matado personas indefensas, se suelen detectar patrones que de haber sido tratados a tiempo tal vez habrían evitado males posteriores.

En ocasiones los padres consideran que se trata de simples majaderías de sus hijos porque han sido muy consentidos o por la rebeldía típica de la adolescencia. Otras veces se niegan a ver lo que a otros resulta evidente, incluso hacen caso omiso de las advertencias de maestros y consejeros escolares.

Ahora me viene a la mente un caso que conocí cuando trabajé hace años en una agencia de servicios sociales. Una madre me dijo una noche que la llamé para conversar sobre la conducta de su hija adolescente: “Mire, a esa maestra no se le puede hacer mucho caso porque, la pobre, es solterona, está amargada y no entiende a la juventud de hoy. Mi hija no es un ángel, pero se comporta como cualquier otra muchacha de su edad”.

Dos meses después me enteré de que la adolescente se encontraba en un centro de detención juvenil por delitos cometidos junto a otros integrantes de una pandilla a la que pertenecía sin que su madre lo supiera.

Con esto te digo que si notas o te hacen notar cambios radicales en la conducta de tus hijos debes prestar atención y, de ser necesario, conversar con un profesional, ya sea un consejero escolar, un psicólogo, un trabajador social de alguna agencia comunitaria en tu localidad e incluso con la policía para que te oriente al respecto.

Señales de alarma

Por lo general, la conducta antisocial se define por infracciones recurrentes de normas de comportamiento establecidas en la sociedad, como agresiones a otras personas, desafío y hostilidad, así como una tendencia a destruir cosas, sobre todo durante ataques de ira.

El problema es que la conducta antisocial no suele ser una fase en la vida de los niños y adolescentes que pasará a medida que crezcan. Se trata de patrones conductuales que pueden indicar delincuencia futura.

Expertos señalan que la conducta antisocial se puede identificar incluso cuando un niño tiene alrededor de cuatro años.

Hacen falta estrategias de prevención, las cuales están a cargo de los padres y muchas veces de los maestros, y de intervención, que corresponden a padres, autoridades y profesionales capacitados y entrenados para ello.

Hay otras características que se pueden presentar en los hijos y que suelen indicar que algo no está bien. Por ejemplo, desinterés por lo que es correcto y no lo es. Te dice mentiras de manera persistente; no respeta los derechos de los demás; falta de remordimiento cuando lacera a otros; impulsividad; indisciplinas frecuentes; ausencias escolares injustificadas; se vale de engaños para manipular a otros; dificultad para entablar y mantener amistades; comportamiento irresponsable; intereses inusuales para su edad; trata de intimidar a compañeros de la escuela o del barrio; desafía la autoridad paterna o de otros adultos; incurre en actos delictivos que a veces parecen insignificantes, pero que pueden progresar a delitos más graves.