Quantcast
11:13 a.m., 4/24/2014 | 76°

Menos estadounidenses piden ayuda por desempleo

CHRISTOPHER S. RUGABER / AP | 12/27/2012, 1:02 p.m.
Menos estadounidenses piden ayuda por desempleo
Elabert Salazar trabaja construyendo una casa en Chula Vista, California, el 16 de noviembre de 2012. Las solicitudes semanales de ayuda por desempleo en Estados Unidos bajaron a su nivel más bajo en cinco años en la semana que concluyó el 22 de diciembre de 2012. | Gregory Bull / AP

WASHINGTON - El promedio mensual de estadounidenses que solicitaron el subsidio por desempleo bajó a su menor nivel desde marzo de 2008, una señal de que el mercado laboral está sanando.

El Departamento del Trabajo informó el jueves que las solicitudes semanales bajaron en 12.000 a una cifra ajustada por estacionalidad de 350.000 en la semana que concluyó el 22 de diciembre. El promedio de cuatro semanas, que es una medida menos volátil, bajó a 356.750, su nivel más bajo en casi cinco años.

Sin embargo, las cifras podrían estar distorsionadas por el feriado de Navidad. Un portavoz del departamento informó que muchas oficinas estatales donde los desempleados pueden acudir a solicitar la ayuda estuvieron cerradas lunes y martes, y no suministraron cifras exactas. Ello obligó al gobierno a utilizar cifras estimadas.

El gobierno puede calcular las cifras de uno o dos estados en una semana típica, pero la semana pasada tuvo que hacerlo para 19 estados.

Los cálculos sueles ser bastante precisos, dijo el portavoz. Aun así, es posible que el gobierno publique una cifra actualizada la próxima semana.

Las solicitudes de ayuda semanal son reflejo de los despidos. Han fluctuado este año entre 360.000 y 390.000. Al mismo tiempo, los empleadores han sumado un promedio de 151.000 empleos mensuales en los primeros 11 meses de 2012. Sin embargo, no ha sido suficiente para reducir la tasa de desempleo.

El reciente declive en las solicitudes indica que las empresas todavía no están eliminando puestos pese a la preocupación por el "precipicio fiscal", como se ha llamado a la combinación de aumentos de los impuestos y recortes al gasto que entrarán en vigor en enero si los legisladores no se ponen de acuerdo en el tema del presupuesto.

Aun así, el desempleo sigue alto y las empresas se niegan a acelerar las contrataciones. La tasa de desocupación bajó de 7,9% en octubre a 7,7% en noviembre, pero en gran medida se debió a que mucha gente dejó de buscar trabajo. El gobierno sólo contabiliza como desempleados a aquellos que buscan trabajo activamente.

Las negociaciones entre el presidente Barack Obama y los líderes de la Cámara de Representantes para evitar el abismo presupuestal se paralizaron la semana pasada. Ambas partes regresarán a Washington el jueves, a unos días de que expire el plazo.

Hay señales de que la economía está mejorando. Aunque los analistas opinan que una breve caída por el precipicio fiscal no empujará al país a la recesión, muchos creen que si entran en vigor alzas a los impuestos el próximo año, la economía podría desacelerarse.