Quantcast
1:56 a.m., 10/31/2014 | 62°

América Latina elude peor impacto de crisis


MARCO SIBAJA / AP | 12/27/2012, 12:19 p.m.
América Latina elude peor impacto de crisis
Un empleado de la fábrica de Volkswagen en Sao Paulo, Brasil, trabaja en la línea de montaje. | Darío López-Mills / AP

BRASILIA - Sonia Francisca dos Santos pasó años viviendo prácticamente de limosnas. Pedía ropa usada en barrios de clase media de la capital y la vendía en la Villa Estructural, una comunidad empobrecida que nació de una invasión de tierras públicas aledaña a un relleno sanitario, con pobladores que sobrevivían de lo que rescataban entre la basura.

Esta mujer de 47 años comenzó a sacar la cabeza del agua cuando en 2004 pasó a recibir asistencia social del programa gubernamental Beca Familia, que canaliza recursos a familias pobres que mandan a sus hijos a la escuela.

"Yo salía cargando a mi hijo pequeño en un brazo y con el otro tiraba de un carrito con ropa usada, iba de puerta en puerta a venderla. Era lo único que tenía para sobrevivir después de que mi esposo se fue de casa", recordó en una conversación con Associated Press.

El drama de su vida tuvo un giro radical a partir de que aprendió a desarrollar habilidades manuales en un programa comunitario denominado Maos que Criam (manos que crean, en portugués), en su comunidad.

Dos Santos actualmente vive de la venta de las artesanías que aprendió a fabricar siete años atrás. Recoge botellas de plástico descartadas y con ese material fabrica collares y bolsas para hacer compras que exhibe en ferias en diferentes partes de Brasil. Con ayuda del programa logró mostrar su trabajo internacionalmente y dice que ha recibido pedidos en países asiáticos y latinoamericanos.

La miseria extrema que fue parte de su vida y de sus dos hijos es un recuerdo al cual no quiere volver.

La historia de esta artesana brasileña no es extraña en América Latina, un continente que en medio de las turbulencias económicas que golpean a los países industrializados ha logrado avances en la erradicación de la pobreza.

Datos de la Comisión Económica para América Latina dieron cuenta de que solo en el 2011 se registraron un millón de personas en condición de pobreza menos que el año anterior, una baja de 1,6%, con señales de que la tendencia se mantuvo en 2012.

El declive es notorio desde 2002, cuando 43,9% de los latinoamericanos vivían en condición de pobreza, hasta 2011, cuando 29,4% de la región se encontraba en esa condición, según la CEPAL. Para 2012 el nivel de pobreza debe situarse en 28,8%

El período coincide también con una mejor situación de la economía de los países del área, que lograron sortear las sucesivas crisis, expandir sus economías y generar empleos mientras países ricos se debaten en turbulencias financieras.

La economía de la región en su conjunto proyecta un crecimiento de 3,2% en 2012, por debajo del 4,3% del año anterior, pero aun así es notable dada la crisis fiscal en Europa y el débil crecimiento en Estados Unidos.

El empleo regional también mostró señales positivas al caer a 6,7% en 2011 desde 7,3% el año anterior.

Economistas consultados por AP sostienen que la región ha mantenido fundamentos sólidos y salió airosa en 2012 de los embates de la crisis global. Sin embargo, la persistente estagnación en las economías centrales, unido al enfriamiento económico de China, se yerguen como una amenaza en el futuro inmediato para las conquistas sociales de la región.