Quantcast
1:22 a.m., 11/29/2014 | 61°

Escuelas Harmony de Texas reciben millonario apoyo federal


Álvaro Ortiz | 12/26/2012, 2:14 p.m.
Escuelas Harmony de Texas reciben millonario apoyo federal
Marlon Vásquez (izq.), Gabriella Allen (centro) y Giovanni Vásquez (der.) 
estudian en Harmony, donde los hispanos son el 46 por ciento del alumnado. | Foto de Gary Fountain.

HOUSTON - El grupo de escuelas charter Harmony se convirtió este año en una de las 16 instituciones educativas del país que recibió una subvención de casi 30 millones de dólares del Departamento de Educación como parte de su programa Carrera a la Cima (Race to the Top).

Con 13 escuelas en Houston, Harmony fue la única institución de Houston ganadora de esa ayuda y sólo una de dos en Texas.

Carrera a la Cima se inició en 2009 como una de las iniciativas más importantes del gobierno de Barack Obama en el área de educación. Su fin es promover modelos educativos que hagan énfasis en una instrucción más personalizada de los estudiantes, así como en programas de estudios que se concentren en materias conocidas por el acrónimo STEM: ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas.

photo

Foto de Gary Fountain

Soner Tarim es el superintendente de Harmony.

La metodología de Harmony ha seguido esas dos características desde que empezó a operar en 2000, según su superintendente Soner Tarim.

Al ser una escuela charter, Harmony no está sujeta a las mismas regulaciones que las escuelas públicas tradicionales pero recibe fondos públicos, así como donaciones privadas. Actualmente tiene un promedio de sólo 12 estudiantes por clase.

“Por lo que recuerdo de la escuela pública, mis maestros no me dieron mucha atención directa, era más bien con la clase en general y aquí saben lo que necesitas y te lo dan”, comenta Gabriella Allen, quien cursa el grado 11 en una de las escuelas Harmony de Houston.

Los evaluadores del Departamento de Educación que revisaron la solicitud de subvención de Harmony destacaron que los estudiantes que llegan a estas escuelas con bajo rendimiento académico mejoran sus calificaciones y que sus programas de estudio hacen énfasis en habilidades del siglo XXI que los estudiantes necesitarán para tener éxito en la universidad y en sus carreras profesionales.

Según Tarim, en los 12 años que sus escuelas han estado operando en Texas ninguno de sus alumnos ha abandonado sus estudios y el 100 por ciento del alumnado ha sido aceptado en colegios comunitarios o universidades.

“Lo más importante de nuestra metodología es tener el ambiente seguro de escuelas pequeñas y un frecuente contacto con los padres de nuestros estudiantes, así como el constante seguimiento de su progreso académico”, afirma Tarim.

Atención directa

Allen, la estudiante, dice que un ejemplo de cómo la ha beneficiado la instrucción personalizada es la ayuda que le ha dado su maestro de matemáticas para tener un mejor rendimiento académico. “No soy muy buena en matemáticas y él lo sabe. Entonces, después de clase, me checa para ver si entendí la clase”.

“El que haya motivación en el comportamiento (de un estudiante) se debe a que se siente conocido y reconocido”, explica Robert Wimpel-berg, decano de la escuela de Educación de la Universidad de Houston, al comentar sobre a qué se debe el éxito de Harmony.

Otro indicador del deseo de progresar de los estudiantes de estas escuelas es que en el año académico 2010-2011, el 94 por ciento de ellos tomó el examen SAT, una prueba estandarizada que es el paso previo a cursar estudios universitarios en Estados Unidos, mientras que el promedio de estudiantes de educación secundaria de Texas que tomó la prueba en ese mismo año académico fue de 54 por ciento.