Quantcast
2:15 p.m., 7/30/2014 | 91°

EE.UU.: Economía mejora, pero persisten tensiones


TOM RAUM / AP | 12/26/2012, 12:03 p.m.
EE.UU.: Economía mejora, pero persisten tensiones
El presidente Barack Obama habla en la Casa Blanca en Washington, DC. | Andrew Harrer

WASHINGTON - La economía sale lentamente de su crisis más grave desde la década de 1930 y es previsible que los próximos cuatro años sean mejores que los últimos cuatro.

Pero el presidente Barack Obama, recién reelegido, y los legisladores republicanos siguen en las antípodas y se prevén nuevas confrontaciones.

Las profundas divisiones que se hicieron evidentes en la campaña electoral en torno al papel del gobierno y a las maneras de reducir el déficit dominarán sin duda la escena política en el 2013 incluso si se evita caer en el "precipicio fiscal" que se avecina.

Desde que terminó la recesión a mediados del 2008, la recuperación ha sido lenta y compleja. La tasa de crecimiento desde entonces es un pálido 2% y el desempleo, de 7,7%, es casi el mismo que cuando Obama asumió por primera vez, en plena recesión.

Obama y los líderes republicanos no han logrado por ahora saldar las diferencias que impiden lograr un acuerdo que evite que el país caiga en un "precipicio fiscal", como se denomina a una serie de medidas que entrarían en vigor si no hay un pacto, incluidos recortes de gastos y aumentos de impuestos. Los desacuerdos son profundos y resolverlos no está resultando fácil.

Obama ganó ampliamente las elecciones presidenciales, pero el Congreso continúa dividido. Los demócratas controlan el Senado y los republicanos la Cámara de Representantes.

Los dos partidos prestaron particular atención a los hispanos, la comunidad de mayor crecimiento del país y quienes votaron masivamente por Obama luego de que Romney fijó posturas muy duras hacia los inmigrantes sin papeles durante la campaña electoral.

Romney, quien alguna vez dijo que los extranjeros que están en el país ilegalmente deberían "autodeportarse", recibió apenas el 27% del voto hispano, que demostró una vez más el peso que tiene en los comicios presidenciales.

Obama se apuntó una resonante victoria política cuando la Corte Suprema confirmó la legitimidad de un plan de salud impulsado por el mandatario. Pero el fallo fue una espada de doble filo pues los jueces dijeron que los estados no estaban obligados a aceptar la expansión del seguro de salud Medicaid, un aspecto fundamental de la nueva ley.

Hubo más debates presidenciales que nunca, en los que Romney sobrevivió al reto planteado por Rick Perry, Rick Santorum, Herman Cain y Michele Bachmann en las primarias republicanas. Pero Romney, quien actuó como moderado cuando fue gobernador de Massachusetts, no pudo ganarse a los conservadores de su partido.

Y pagó caro algunos comentarios en los que aludió a su riqueza y dio a entender que no está en contacto con la gente común. El más dañino fue cuando dijo que no le preocupaba "el 47%" de estadounidenses que no pagan impuestos y que esperan dádivas del gobierno. Tras la derrota, afirmó que Obama había ganado porque le daba "regalos" a la gente, aludiendo a los programas sociales para los pobres.

La producción de petróleo y de gas aumentó tan rápidamente como consecuencia de nuevos métodos de perforación que Estados Unidos se apresta a superar a Arabia Saudita como el principal productor de petróleo del mundo.