Quantcast
2:28 p.m., 4/24/2014 | 82°

Donan dispositivo a niño con problemas visuales en Houston

RENEE C LEE | 12/25/2012, 6 a.m.
Donan dispositivo a niño con problemas visuales en Houston
Martin Velasco, 9, cuyo único deseo era poder ver lo suficientemente bien. | Karen Warren

HOUSTON - La Navidad llegó un poco temprano para Marty Velasco, de 9 años, cuyo único deseo era poder ver lo suficientemente bien para poder hacer sus deberes escolares y hacer una construcción Lego.

La vista en el ojo izquierdo de Marty está seriamente afectada y la del ojo derecho se está empezando a deteriorar debido a que padece la rara enfermedad de Vogt-Koyanagi-Harada, que causa una rápida pérdida de la visión.

Hace poco, Marty recibió un regalo que ha cambiado su vida: una lupa electrónica Multi View, la cual sirve para aumentar el material de lectura hasta 79 veces el tamaño original y posee modos de visualización de alto contraste.

La cara angelical de Marty se iluminó al contemplar el nuevo dispositivo que le entregaron en el Centro de Mejoramiento Visual de la Universidad de Houston, donde recibe tratamiento.

“Se sentirá tan contento cuando llegue a la casa”, dijo su madre Martina Velasco con una amplia sonrisa.

El dispositivo, que pesa 20 libras y cuesta alrededor de 2,500 dólares, fue donado por una asociación infantil que anualmente en Navidad proporciona ayuda a niños con impedimentos visuales.

El Centro de Mejoramiento Visual es parte de la asociación, así como la empresa Optelec, que fabrica equipos para personas con problemas en la vista, y Sight Savers America, una organización sin fines de lucro que proporciona dispositivos para niños ciegos cuyas familias no tienen recursos para comprarlos.

Este es el tercer año que dicha asociación ha donado un dispositivo especial, según el doctor Stanley Woo, director del Centro de Mejoramiento Visual, que señaló que este sorteo también sirve para promover conocimientos y apoyar a las personas con trastornos visuales.

La enfermedad de Vogt-Koyanagi-Harada es un trastorno autoinmunitario en el que el cuerpo ataca a sus células sanas que contienen pigmentos, incluidos los ojos, las orejas, el cabello y la piel. Ese problema es común entre los indios nativos de Estados Unidos y los hispanos. Los síntomas incluyen náuseas, vértigo, pérdida de la audición, irritación ocular y visión borrosa súbita.

Hay medicamentos que pueden ayudar a controlar la inflamación en los ojos, así como la rehabilitación visual puede ayudar a los pacientes a mantener lo que les queda de vista, explicó Woo.

Marty, quien tiene ancestros nativos de este país, fue diagnosticado hace unos dos años cuando empezó a confrontar problemas para ver detalles, leer y jugar con Legos, según su madre.