Quantcast
8:49 a.m., 10/22/2014 | 62°

Obama enfrentará grandes retos en 2013


CHARLES BABINGTON / AP | 12/24/2012, 3:42 p.m.
Obama enfrentará grandes retos en 2013
El presidente Barack Obama habla durante su primera conferencia de prensa desde que ganó la reelección en el Salón Este de la Casa Blanca, el 14 de noviembre de 2012 en Washington, DC. | Olivier Douliery / Abaca Press / MCT

WASHINGTON - No es un secreto que Barack Obama, como todo presidente, reflexiona sobre su legado y sitio en el Olimpo presidencial. Llega a su segundo mandato enfrentando complejos y cambiantes retos que serán relevantes para dar forma al resto de su gobierno y, eventualmente, a su lugar en la historia.

En los próximos meses, Obama tendrá que decidir dónde ser ambicioso, dónde ser cuidadoso y dónde ganar tiempo.

Atrajo fuerza política por su sorprendentemente fácil reelección a pesar de una mala economía. Sin embargo, se compensa en parte con el continuo control de los republicanos en la Cámara de Representantes, además de sus poderes para dilatar iniciativas en el Senado.

Algunos de los grandes temas que esperan la decisión del presidente son conocidos desde hace tiempo. Incluyen el tema migratorio y la necesidad de un balance sostenible entre impuestos, gasto y financiamiento.

El control de armas es otro tema que saltó a la agenda nacional este mes después de la masacre en una primaria en Connecticut. También está pendiente el asunto del calentamiento planetario.

Experimentados políticos e historiadores presidenciales opinan que es casi imposible que Obama se vaya "a lo grande" en todos estos temas. De hecho, podría ser difícil hacerlo siquiera en uno. Aunque algunos aconsejan cautela, otros exhortan al presidente a ser tan audaz y ambicioso como sea posible.

"Los estadounidenses están deseosos de liderazgo", dijo Gil Troy, de la Universidad McGill.

Al hacer política, Obama en general no ha logrado dar "esa solución visionaria y poderosa que llegamos a conocer, querer y esperar en la campaña presidencial de 2008".

En lugar de permitir que el Congreso se haga cargo de los grandes temas, como sucedió al redactar la reforma al sistema de salud en 2009, Obama debe esforzarse más para impulsar nuevas leyes o utilizar los poderes ejecutivos para evitar al Congreso cuando sea posible, dijo Troy.

"El tema del control de armas es una oportunidad importante para que Obama deje su marca en la historia y además resuelva un problema que ha frustrado a los demócratas por décadas", agregó.

Otros historiadores opinan que Obama está severamente restringido por las realidades políticas y creen que debe tener cuidado al elegir en qué objetivos enfocarse en sus segundos cuatro años de gobierno.

"Veo a Obama prácticamente atado de manos por las circunstancias", dijo John Baick, de la Universidad Occidental de Nueva Inglaterra. El número de grandes problemas sin resolver que enfrenta el país, junto con la división que hay tanto en la opinión pública como en el Congreso, dejan a Obama pocas opciones viables que la mayoría de los mandatarios han disfrutado.

En el mejor de los casos, dijo Baick, el gobierno es un "crucero gigante y lo más que Obama puede hacer es no golpear los icebergs". Agregó que, por ejemplo, "si se va por el control de armas, se repetirá 1994".

En ese entonces, el presidente Bill Clinton impulsó la prohibición a las armas de asalto en un Congreso dominado por demócratas, lo que provocó una feroz reacción de los grupos defensores del sector. Después, Clinton reconoció que la Asociación Nacional de Portadores de Armas (NRA, por sus siglas en inglés) fue la que logró que la Cámara de Representantes cambiara a mayoría republicana, la primera vez en 40 años. Sin embargo, otros factores -que incluyeron un escándalo bancario- también tuvieron mucho qué ver.

Paul Rego, politólogo de la Universidad Mesías, en Pensilvania, dijo que aunque Obama no enfrenta los cataclismos que tuvieron Abraham Lincoln o Franklin D. Roosevelt, o situaciones como la Segunda Guerra Mundial o la Gran Depresión, sus retos son muchos e importantes.

Obama "enfrenta un obstáculo que ni Lincoln ni Roosevelt tuvieron que superar en sus respectivas presidencias: un gobierno dividido". Hoy, republicanos y demócratas difieren drásticamente sobre el papel adecuado del gobierno, indicó Rego, y agregó que el trabajo del presidente "es en realidad más complejo que el que tuvieron sus antecesores más ilustres".

En tanto, la Casa Blanca no ha detallado la agenda del segundo mandato de Obama. Una vez que se llegue a un acuerdo en el tema presupuestal, el presidente Obama "buscará trabajar en varios temas que son determinantes para nuestro futuro, desde inmigración hasta energía, educación y seguridad nacional", dijo Jamie Smith, vocera presidencial.