Quantcast
11:02 a.m., 8/21/2014 | 84°

Miles acuden a Belén para celebrar la Navidad


DALIA NAMMARI / AP | 12/24/2012, 4 p.m.
Miles acuden a Belén para celebrar la Navidad
El máximo clérigo católico en Tierra Santa, el patriarca latino Fouad Twal, saluda antes de las celebraciones de la Navidad en Belén, Cisjordania, el lunes 24 de diciembre de 2012. | Adel Hana / AP

photo

Adel Hana / AP

Un grupo de palestinos se toma una fotografía frente a un árbol de navidad en la Plaza Manger, afuera de la Basílica de la Natividad, en el poblado de Belén, Cisjordania, el domingo 23 de diciembre de 2012.

Belén, Cisjordania - Cristianos de todo el mundo colmaron el lunes la Plaza del Pesebre en Belén para conmemorar el nacimiento de Jesús en el antiguo poblado cisjordano donde, de acuerdo con la tradición, llegó a este mundo.

Para sus anfitriones palestinos, esta época navideña fue especialmente dichosa, ya que las tensiones por una ocupación israelí -que a menudo eclipsaba festejos anteriores- han quedado reducidas por el reciente reconocimiento de Naciones Unidas de un Estado palestino independiente.

En su homilía anual prenavideña, el máximo clérigo católico en Tierra Santa, el patriarca latino Fouad Twal, dijo que el camino a la libertad actual sigue siendo largo, pero las festividades de este año fueron doblemente dichosas, al celebrar "el nacimiento de Cristo nuestro Señor y el nacimiento del Estado palestino".

"El camino (hacia la categoría de Estado) sigue siendo largo y necesitará de un esfuerzo unido", agregó Twal, un jordano-palestino, en la sede del Patriarcado en la Ciudad Antigua de Jerusalén.

Después dio inicio a una procesión rumbo a la ciudad de Belén, en Cisjordania, tradicional ciudad natal de Jesús. Una vez ahí, subrayó que la vida en territorio palestino no ha cambiado desde que Naciones Unidas reconoció al Estado el mes pasado en la Cisjordania y el este de Jerusalén, ocupados por Israel, y en la Franja de Gaza, controlada por Hamas.

Cientos de personas recibieron a Twal en la Plaza Manger, afuera de la Basílica de la Natividad.

Al caer la noche, la atestada Plaza del Pesebre, resplandeciente de filas de luces, decoraciones y un árbol de Navidad de 17 metros (55 pies), adoptó una atmósfera festiva.

Los festejos duraron hasta la Misa de Gallo en la Iglesia de Santa Catalina, al lado de la Basílica de la Natividad del siglo IV, construida sobre la gruta donde Jesús nació, de acuerdo con la tradición.