Quantcast
7:22 p.m., 8/1/2014 | 83°

Un juez rechaza petición estatal sobre salud femenina


NORMAN MERCHANT | 12/21/2012, 3:53 p.m.
Un juez rechaza petición estatal sobre salud femenina
Foto de archivo Mary Green, Peg Armstrong y Perrault Jan en un evento en San Antonio, Texas, donde protestan por el intento de cortar el plan estatal de salud de la mujer. | Helen L. Montoya / San Antonio Express-News / AP

WACO — La petición de Texas para obligar al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos a seguir financiando su Programa de Salud Femenina fue denegada el viernes porque un juez se puso de parte de autoridades federales que afirman que la exclusión estatal de Planned Parenthood viola las regulaciones de ese departamento.

El fallo del juez federal de distrito Walter Smith no afectará la decisión estatal para el próximo año de tener un programa completamente financiado por el estado, a pesar de que Texas también trató de mantener el financiamiento federal, según Stephanie Goodman, portavoz de la Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas.

Sin embargo, Planned Parenthood, que brinda servicios a más del 40 por ciento de las mujeres de bajos recursos en Texas, cuestionó si los esfuerzos estatales serían suficiente sin el financiamiento federal o sus clínicas.

Legisladores estatales han prohibido que cualquier clínica afiliada con proveedores de abortos participe en el Programa de Salud Femenina, que cubre exámenes de detección de cáncer y otros servicios sanitarios para alrededor de 130,000 mujeres con bajos recursos económicos. En respuesta, autoridades federales anunciaron que recortarían fondos, los cuales sirven para pagar el 90 por ciento de los costos de planificación familiar y la mitad de los gastos administrativos.

Smith rechazó una solicitud estatal de medida cautelar preliminar para obligar a la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, a mantener el financiamiento. Sin esa medida, la asignación de fondos federales podría terminar el 31 de diciembre.

Funcionarios de Texas dicen haber creado un programa completamente financiado por el estado, el cual comenzará el 1 de enero y proporcionará los mismos servicios, pero excluirá a Planned Parenthood, según Goodman.

El costo de dicho programa se estima en 40 millones de dólares al año.

Goodman añadió que la comisión halló “fuentes de dinero” en su presupuesto para financiar el Programa de Salud Femenina hasta finales del año fiscal en curso, el cual termina en agosto. La Legislatura estatal tendrá que aprobar fondos para que el programa continúe funcionando a partir de septiembre.

Goodman indicó que para ayudar a financiar el programa, funcionarios han reducido los costos de horas extras y están tratando de hacer mejores esfuerzos para recuperar los fondos de Medicaid que se perdieron debido a fraude y gastos innecesarios.

Jonathan Mitchell, de la oficina del fiscal general de Texas, dijo el viernes que la medida de Sebelius de recortar fondos constituye un “abuso de discreción”.

Bajo el programa, Texas tenía autoridad para establecer directrices para los proveedores que consideraba adecuados, indicó Mitchell.

Sin embargo, Joseph Mead, abogado del Departamento de Justicia de Estados Unidos, dijo que las leyes federales otorgaron a Sebelius la discreción para aprobar o denegar solicitudes estatales de financiamiento. Las regulaciones de Medicaid también garantizan a los pacientes la oportunidad de escoger su proveedor de servicios médicos, según Mead.

“El estado quiere tener su ración y aprovecharla”, agregó Mead.

Smith, por su parte, no ofreció detalles acerca de por qué no quiso conceder la medida cautelar.