Quantcast
6:19 a.m., 10/31/2014 | 58°

Rockets donan 50,000 dólares al programa Goodfellows


A beneficio

ERIN MULVANEY | 12/20/2012, 1:53 p.m.
Rockets donan 50,000 dólares al programa Goodfellows
Houston Rockets CEO Tad Brown, a la izquierda, presenta un cheque de $ 50.000 para Goodfellows le presidente del Houston Chronicle Jack Sweeney durante el partido de los Rockets en el Toyota Center el miércoles 19 de diciembre 2012. | Dave Rossman

photo

Dave Rossman

El presidente del Houston Chronicle Jack Sweeney reparte regalos en una fiesta para las familias Goodfellows en el Toyota Center.

HOUSTON— Los ojos de Sarah Wright se llenaron de lágrimas mientras sus tres hijos abría regalos en un salón del Centro Toyota.

“Lo de hoy hace que la Navidad sea mejor que la del año pasado”, dijo Wright el miércoles por la noche, ya que en 2011 tuvo que escatimar y pedir dinero prestado a amistades para poder comprar regalos para sus hijos.

Su familia fue desalojada de su hogar el año pasado después de haber vivido en esa vivienda por 11 años, ya que un accidente de motocicleta que tuvo el esposo de Wright lo dejó sin trabajo y la madre de ella murió meses antes de Navidad.

El miércoles por la noche, justo antes del partido de los Rockets contra el equipo 76ers de Filadelfia, la familia de Wright junto con otros 50 niños y sus familiares se beneficiaron del programa Goodfellows del Houston Chronicle y recibieron regalos en una fiesta anual navideña.

El presidente del Houston Chronicle, Jack Sweeney, recibió un cheque por 50,000 dólares firmado por el dueño de los Rockets, Leslie Alexander, durante el primer cuarto del partido. En más de una década, Alexander ha contribuido con 1,050,000 dólares al programa de regalos.

El director ejecutivo de los Rockets, Tad Brown, entregó el cheque a Sweeney.

“Esta es una de las obras caritativas favoritas del señor Alexander”, dijo Brown. “Una de nuestras metas es dar a los necesitados y especialmente a los niños con necesidades en esta ciudad”.

Antes del partido, Brown y Sweeney, junto con Clutch, la mascota de los Rockets, que se puso un sombrero de Santa para la ocasión, repartieron regalos a niños ansiosos y sonrientes. Algunos no podían contener su alegría y saltaban cuando llamaban sus nombres.

En 1911, el entonces editor del Chronicle George Kepple creó el programa de juguetes para garantizar que niños necesitados en Houston tuvieran algún regalo que abrir el día de Navidad. Sweeney, que ha estado involucrado con dicho programa por 32 años, dijo que Goodfellows comenzó básicamente con reporteros que solicitaban donaciones para ayudar a los pequeños de la zona. Este año, se compraron 147,000 juguetes para 60,000 niños y alrededor de 17,000 familias, según Sweeney, quien añadió que grandes donantes, como los Rockets de Houston, contribuyen cada año junto con suscriptores que donan entre 10 y 20 dólares para el programa.

El programa Goodfellows, ahora en sus 101 año, no tiene fines de lucro y es financiado por contribuciones de los lectores del Chronicle, así como de empleados y afiliados.

La Comisión de Salud y Servicios Humanos de Texas colabora para conectar el programa con familias muy necesitadas.

“Año tras año lo hacemos, independientemente de las circunstancias”, expresó Sweeney. “Son niños buenos y educados que tratan de obtener algún beneficio. Tal vez en sus rostros no hubiera sonrisas de no ser por esto”.

Entre tanto, Wright, que padece una forma agresiva de cáncer de mama, dijo que su tratamiento ha sido caro y que se alegra de que sus hijos, Jordan, de 16 años; Patra, de 12; y Payton, de 9, hayan recibido regalos y se hayan divertido.

Cuando su hija más pequeña, que recibió una muñeca Lalaloopsy, entró en el salón le dijo a su madre: “Esto es la vida”.