Quantcast
1:02 a.m., 9/19/2014 | 74°

Adrián García: Es necesario un mejor enfoque sobre los servicios de salud mental en Harris


El tratamiento clínico es mucho más barato y eficaz

Opinión de Adrian Garcia, sheriff del Condado de Harris | 12/20/2012, 4:22 p.m.
Adrián García: Es necesario un mejor enfoque sobre los servicios de salud mental en Harris
El sargento Roosevelt Berry en la cárcel del Condado de Harris en 1200 Baker St. el viernes, 11 de mayo de 2012, en Houston. | Johnny Hanson

photo

Foto de Dave Rossman

Adrián García.

HOUSTON — La matanza en la escuela primaria Sandy Hook en Connecticut ha reorientado adecuadamente a Estados Unidos hacia la salud mental.

Me siento muy agraviado por la muerte de esos 20 niños inocentes y los seis adultos, pero es necesario discutir abiertamente sobre cuestiones de salud mental.

Como texanos, podemos actuar de inmediato para tratar de impedir la próxima tragedia. Podemos convencer a los legisladores estatales para que dejen de recortar el financiamiento para ofrecer tratamientos mentales a aquellos que dependen de los servicios públicos. Siempre he dicho que la inversión en tratamientos mentales, sobre todo en consultorios ambulatorios, es una inversión en la seguridad pública.

Los recortes estatales fueron marcados en 2003 y 2011. Se hicieron para equilibrar el presupuesto estatal y evitar el incremento de impuestos. Sin embargo, eso ha costado millones de dólares más a los contribuyentes del Condado de Harris y abajo explico el porqué, pero también puede costar vidas a los residentes de este condado.

En memoria de los niños de seis y siete años que perdieron la vida en Newtown, invito a todos a unírseme para exigir el fin de regulaciones para ahorrar centavos y luego cuestan mucho más en recursos financieros y humanos de nuestro estado. Hay que hacerlo con rapidez, pues la Legislatura se vuelve a reunir en enero.

Como sheriff del condado más poblado del estado, tengo la obligación de hablar. Pero si mi mensaje respetuoso no es suficiente, considera estas palabras publicadas en agosto después de que un hombre describiera a su madre como un enfermo mental mató a disparos a un transeúnte y al condestable del Condado de Brazos, además de herir a otras cuatro personas antes de que fuera ultimado por la policía:

“El pueblo de Texas ha permitido a la Legislatura recortar servicios de salud mental sin apenas una palabra. Cada día pagamos el precio de esa falta de interés”, expresó el diario The Eagle que sirve a la zona de Bryan-College Station. “Debido a los recortes presupuestarios, le toca frecuentemente a la policía lidiar con aquellos que tienen trastornos mentales, pero es una labor que la policía no está siempre equipada para realizar. Encerrar a alguien con una enfermedad mental no es una solución”.

El editorial del periódico era fresco y conmovedor, pero esos pensamientos ya eran conocidos por los funcionarios públicos y los profesionales de la salud mental en el Condado de Harris.

Cuando el estado recortó fondos para la Autoridad en Retraso y Salud Mental del Condado de Harris, dicha agencia tuvo que disminuir la cantidad de personas con trastornos mentales a las que puede brindar servicios en sus clínicas y otros centros en nuestra comunidad. Sin tratamiento, algunas personas pueden tornarse o continuar inestables psicológicamente. Como resultado, una parte de esos individuos cometen delitos sin darse cuenta, los cuales abarcan desde allanamiento y conductas inadecuadas hasta actos de violencia que pueden poner vidas en peligro.

Luego entran en el sistema penitenciario del Condado de Harris, el cual administro. Un cuarto de esos reclusos —alrededor de 2,200 hombres y mujeres— reciben tratamiento mental obligatorio tras las rejas. Ese servicio cuesta hasta 70 millones de dólares al año y son los contribuyentes locales los que pagan la factura.