Quantcast
6:27 a.m., 7/31/2014 | 79°

Investigan a la Policía de Houston por casos que incluyen a hispanos


La Justicia 
federal revisa supuestos abusos

Olivia P. Tallet | 12/19/2012, 11:10 a.m.
 Investigan a la Policía de Houston por casos que incluyen a hispanos
Calixta Lara (der), hermana de Rufino Lara, tras hablar del caso en conferencia de prensa. | Brett Coomer

HOUSTON - La muerte a balazos de Rufino Lara este año por parte de una oficial de policía está entre los seis casos que el Departamento de Justicia federal investiga para determinar si hubo uso excesivo de fuerza en el Departamento de Policía de Houston, mientras que grupos de activistas quieren que se agregue a la lista el caso de otro latino muerto en circunstancias similares.

Lara, quien según declaraciones de testigos y la propia policía estaba desarmado y no parecía estar involucrado en ningún acto violento en el momento de su muerte, falleció el 9 de julio como resultado de un disparo de la oficial J. McGowan, del Departamento de la Policía de Houston (HPD, por sus siglas en inglés).

Según la versión policial, McGowan habría disparado a Lara por no responder a los comandos de detenerse y alzar las manos, supuestamente dados en inglés y español.

Versiones encontradas

Al menos dos testigos de la escena dijeron en conferencia de prensa que Lara, quien al parecer no hablaba inglés, no recibió órdenes en español y que sí alzó las manos.

La oficial habría disparado una sola vez, mortalmente, porque Lara, según la versión de HPD, supuestamente mantuvo al menos una mano debajo de la camisa mientras sostenía un objeto que podría haber sido un arma, aunque inmediatamente después reconoció que el objeto era una lata de cerveza.

“Hay algunos reportes conflictivos sobre si él tenía sus manos arriba o no; luego dijeron que solamente tenía una lata de cerveza, pero tú no puedes tener una lata de cerveza bajo tu camisa y a la vez tus manos arriba”, dice Ray Hunt, presidente del Sindicato de Oficiales de la Policía de Houston (HPOU, por sus siglas en inglés).

“Sucedió una cosa o la otra. Alguien no está diciendo la verdad del asunto”, añade Hunt en referencia a las versiones encontradas del HPD y de los testigos.

El caso está también bajo investigación de la División de Asuntos Internos del HPD, que en enero cumple el plazo de seis meses para entregar los resultados y llevarlos ante un gran jurado, compuesto por ciudadanos que deciden si debe o no ir a juicio, para determinar si la acción policial fue errónea.

Asuntos Internos puede pedir una prórroga si la necesita pero su investigación corre en paralelo con la del propio Departamento de Justicia en Washington D.C, que fue anunciada a principios de este mes por el jefe del HPD, Charles McClelland.

Activistas en Houston celebran como una victoria el anuncio de que el Departamento de Justicia de EE.UU. decidiera investigar seis casos en los que ha habido alegaciones de abuso de fuerza y que uno de ellos sea el de Lara pero insisten en querer incluir el caso de Wilfredo Alfaro, que se remonta a 2009.

Larga espera

“Llevamos mucho tiempo enviando casos de abusos de la policía de Houston al Departamento de Justicia y finalmente están investigando”, 
dice Johnny Mata, coordinador de la coalición de grupos de derechos civiles Greater Houston Coalition of Justice.