Quantcast
9:16 a.m., 10/1/2014 | 79°

Jets y Sánchez quedan fuera de lucha por los playoffs


En la NFL

TERESA M. WALKER | 12/18/2012, 9:47 a.m.
Jets y Sánchez quedan fuera de lucha por los playoffs
Mark Sánchez | ANDY LIONS

NASHVILLE, Tenesí — Las esperanzas de los Jets de Nueva York de avanzar a los playoffs se han esfumado, perdidas en una oleada de balones que Mark Sánchez dejó escapar.

Chris Johnson corrió 94 yardas en el acarreo para touchdown más largo en la NFL desde 2006 y los Titans de Tenesí derrotaron el lunes 14-10 a los Jets, eliminándolos de la disputa por la clasificación a la postemporada.

“Obviamente es una derrota devastadora, eliminados de los playoffs, y duele muchísimo”, dijo Rex Ryan, entrenador de Nueva York. “Creo que lo que realmente duele más es que no tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos”.

El primer acarreo para anotación de Jake Locker en la campaña puso arriba a Tenesí en las postrimerías del tercer período y los Titans interceptaron cuatro pases del quarterback Sánchez para romper una racha de tres descalabros.

“A fin de cuentas resistimos, algo que no habíamos podido hacer las últimas dos, tres semanas de conservar una ventaja o hallar una forma de ganar en el último período, y esta vez sí lo hicimos”, afirmó Mike Munchak, entrenador de los Titans. “Es bueno ganar otra vez. Ya había pasado un rato” sin que el equipo obtuviera un triunfo.

Después de dar tumbos aquí y allá toda la noche, de alguna forma los Jets todavía tuvieron una oportunidad de ganar cuando comenzaron una ofensiva en la yarda 25 de Tenesí a 47 segundos del final, tras una patada de despeje de 19 yardas de Brett Kern. Sin embargo, Sánchez soltó el balón que le entregaron en formación escopeta, Bilal Powell lo pateó inadvertidamente y los Titans lo recuperaron para sellar la victoria.

“Lo vi (a Sánchez) malabareando con el balón que le mandaron”, dijo el linebacker novato Zach Brown, de los Titans. “Entonces simplemente (la pelota) se salió, y yo le caí encima... Estaba pensando en derribar al quarterback, pero él soltó el balón que le mandaron”.

Fue un final adecuado para un partido feo en el que Ryan terminó maldiciéndose mientras se retiraba de la cancha.

Sánchez concluyó con cinco balones perdidos, uno en cada una de las últimas tres veces que su equipo lo tuvo en su poder. Lleva 24 esta campaña y 50 en total en las últimas dos temporadas juntas.

“No se siente bien hacerle daño al propio equipo así”, reconoció Sánchez. “No es una fórmula ganadora. Nunca se siente bien”.