Quantcast
9:23 a.m., 11/22/2014 | 62°

El Houston Ballet y su tradición de Cascanueces en Navidad


JEANNE DOORNBOS* | 12/18/2012, 3:53 p.m.
El Houston Ballet y su tradición de Cascanueces en Navidad
Jeanne Doornbos, que bailó con el Ballet de Houston desde 1973-1988, es el único miembro que participo en las tres producciones del ballet de 'El Cascanueces'. | Michael Paulsen

photo

Foto de Michael Paulsen

Ex bailarina principal, que apareció con el Houston Ballet desde 1973 a 1988 Jeanne Doornbos, derecha, posa para un retrato con Melissa Hough el Hada de Azúcar de El Cascanueces, a Doornbos papel desempeñado en varias ocasiones durante sus 15 años con el Ballet de Houston.

HOUSTON — La mayoría de los bailarines, cualquiera que sea su actividad después de retirarse de la danza, nunca pierde totalmente la sensación de “ser un bailarín” aunque eso no esté siempre en sus mentes.

Yo no soy diferente y aunque bailé mi último ‘Cascanueces’ con el Houston Ballet en 1987 y me retiré en 1988, después de 15 años con la compañía, me siento inevitablemente transportada al escenario en cada temporada navideña cuando oigo los acordes de la hermosa música que Tchaikovski compuso para ‘Cascanueces’, incluso si voy caminando por los pasillos de un supermercado.

De inmediato experimento sentimientos de pánico y alegría y, por un breve instante, me preocupa que mis zapatillas de punta estén ajustadas adecuadamente, que mi compañero me esté esperando detrás del escenario y si podré hacer todas las piruetas del Vals de las Flores.

Pero pronto recupero la calma y me doy cuenta de que estoy de regreso en el planeta Tierra y ya no tengo que preocuparme por esas cosas. Me basta con disfrutar la música.

No obstante, me siento poco más que geriátrica recordando las tres producciones de ‘Cascanueces’ que el Houston Ballet ha presentado hasta el momento, después de que se determinó que yo era la única bailarina sobreviviente que ha bailado las tres versiones como profesional.

Sé que algunos estudiantes de la academia del Houston Ballet, que participaron de niños en la producción original de ‘Cascanueces’ de Frederick Franklin, luego bailaron de adultos las dos producciones de Ben Stevenson, incluida la actual, que se presentó por primera vez en 1987, con hermosas escenografías y trajes diseñados por Desmond Heeley.

De hecho, cuando bailábamos juntas en el Houston Ballet, Lauren Anderson solía llamarme de vez en cuando “mamá”, para recordarme que ella era una niña cuando yo hacía un papel de adulto en el primer acto. Por lo tanto, admito que puedo tener una perspectiva histórica.

photo

Foto de Michael Paulsen

Comienzos en 1973

El ‘Cascanueces’ de Franklin se presentó en 1973 por segunda vez en mi primer año con el Houston Ballet. Nunca antes había bailado un ‘Cascanueces’ y me sentía emocionada de ser parte de esa tradición navideña. Hice numerosos papeles de cuerpo de baile en esa versión: madre, copo de nieve, flor, bailarina española y Mirliton.

La familia de Clara en esta versión era rica y recuerdo a las mujeres en la escena de la fiesta, en el primer acto, que usaban trajes elegantes con los escotes adornados con perlas, plumas en el cabello y muchas joyas. Los hombres usaban fracs de terciopelo, mientras que la “danza de los padres” en el primer acto era muy señorial.

De hecho, los señoriales padres trataron con benevolencia el alboroto formado por los niños traviesos, papeles interpretados a menudo por niñas con pantalones largos en aquellos tiempos, debido a la escasez de varones en la academia de ballet de Houston.

En las últimas versiones de Stevenson, que se desarrollan en un hogar menos formal, Fritz y su grupo se comportan de manera descontrolada, lo cual resulta simpático y memorable, pero seguro que provoca que los padres con niños en la audiencia rechinen los dientes y quieran cambiar de asientos. Así me pasó cuando empecé a llevar a mi hijo a ver ‘Cascanueces’, aunque tengo que admitir que le encantó y se divirtió mucho con las travesuras de los niños en escena.