Quantcast
4:49 a.m., 8/1/2014 | 75°

Tensiones entre el Banco de alimentos de Houston y Metro por parada de autobús


ERICA QUIROZ | 12/17/2012, 9:49 a.m.
Tensiones entre el Banco de alimentos de Houston y Metro por parada de autobús
Ernesto y María Cager dejan el Banco de Alimentos de Houston, y caminar a una parada de autobús distante. El Banco de Alimentos está tratando de convencer a METRO para mover una parada de autobús más cercanas a sus instalaciones. | Brett Coomer

HOUSTON — María Castillo se levanta a las 3:30 de la madrugada para tomar el autobús que la lleva a su trabajo en el Banco de alimentos de Houston.

La parada más cercana es en Market y Pleasantville, al sur de la autopista I-10 en dirección este, lo que representa una caminata de 30 minutos para Castillo.

“Para mí es peligroso porque en los últimos tres meses he tenido que pasar por debajo de la autopista, donde no hay aceras y tengo que cerciorarme constantemente de que los conductores me ven para que no me arrollen”, expresó Castillo, una de muchas personas que desean una parada de autobús más próxima a la calle Portwall.

En los últimos tres años, la ubicación de la parada de la ruta 48 ha sido fuente de mucha tensión entre la Autoridad de Transporte Público Metropolitano (Metro) y el Banco de alimentos de Houston.

Funcionarios del Banco de alimentos alegan que la distancia desalienta a posibles clientes y voluntarios, pero Metro indica que no hay suficientes pasajeros en esa zona para justificar un cambio de parada de ómnibus.

No obstante, están desarrollando un plan para que en 2013 haya un pequeño autobús que vaya desde la parada de ómnibus hasta el banco de alimentos.

“Hace varios años empezamos a conversar con Metro antes de escoger nuestra nueva locación”, dijo Brian Green, director ejecutivo del Banco de alimentos de Houston. “Nos dijeron que deberíamos seleccionar nuestro edificio tomando en cuenta las paradas de autobuses. Estaría de acuerdo con esa sugerencia si estuviéramos administrando una escuela o una oficina, pero este era el mejor lugar para nosotros, de otra forma estaríamos más cerca del Beltway”.

La distancia entre la parada de ómnibus y el banco de alimentos es un inconveniente para las personas que asisten a programas de educación o reciben ayuda de alimentos, según Green.

El banco de alimentos cuenta con alrededor de 1,600 clientes cada mes, los cuales participan en un programa llamado Serving for Success, el cual ofrece entrenamiento laboral a personas que también trabajan como voluntarios en el banco alimentario, explicó Green.

“La mayoría de los clientes que trabajan aquí con nuestros oficiales de probatoria no pueden conducir. Como resultado, perdemos mano de obra y no disponemos de la ayuda de personas que de otra forma vendrían a brindarnos su ayuda”, expresó Green.

Green agregó que los clientes sin auto no tienen un acceso fácil al banco de alimentos.

George Greanias, quien tiene planes de renunciar como director ejecutivo de Metro, dijo que ese organismo ha ofrecido varias soluciones para satisfacer las necesidades del Banco de alimentos de Houston.

“Les dijimos que les proporcionaríamos un van, así como pagar por la gasolina y el seguro vehicular si ellos contaban con un conductor”, afirmó Greanias el viernes. “De esa forma si los llaman, pueden ir en busca de esas personas, pero no quisieron hacer eso”.

Greanias expresó que el representante federal Gene Green, demócrata de Houston, propuso que Metro pusiera en servicio un vehículo más pequeño para transportar a personas desde la parada de la ruta 48 hasta el banco de alimentos en la calle Portwall.

“De acuerdo con su sugerencia, vamos a ofrecer un servicio de transporte durante seis meses de prueba para ver si genera suficientes pasajeros para justificar ese gasto”, dijo Greanias. “Para que eso se convierta en un servicio regular tendría que contar con 135 pasajeros diarios”.

Greanias añadió que el período de prueba comenzará después del 1 de enero, pero Metro lo descontinuará si no es utilizado por la cantidad de pasajeros necesaria.

“Creemos en la misión del banco de alimentos, pero también creemos en la misión del Transporte Público”, comentó Greanias. “Cambiar la ruta 48 implicaría cambiar los horarios, lo cual sería menos beneficioso para quienes usan ese transporte en la actualidad. El cambio de ruta también significaría un aumento del tiempo de operación y del costo. Al proporcionar este servicio de conexión estamos tratando de satisfacer la solicitud del banco de alimentos sin incurrir en más gastos”.