Quantcast
8:49 p.m., 4/24/2014 | 78°

Elogian el nuevo centro para licencias de conducir en Spring

CAROL CHRISTIAN | 12/14/2012, 11:15 a.m.
Elogian el nuevo centro para licencias de conducir en Spring
Richard Valenti utiliza un quiosco el jueves, 13 de diciembre 2012. | Cody Duty

HOUSTON - Tom Butler, residente de Conroe, no podía haber estado más contento debido a la experiencia de su familia en el nuevo centro para licencias de conducir del Departamento de Seguridad Pública en Spring.

Uno de los dos mega-centros de ese departamento que fueron inaugurados el jueves, el de Spring, ubicado en Spring Cypress Road, era antes un supermercado Albertson que ha sido remodelado y ahora cuenta con 22 estaciones de trabajo y tiene capacidad para atender a 700 clientes al día.

Quienes tuvieron la suerte de ser de los primeros en la fila esperaron menos de cinco minutos para ser atendidos, lo que contrata con las largas esperas anteriores en los centros del Departamento de Seguridad Pública.

“Sólo puedo decir que esto es estupendo”, dijo Butler, mientras su hijo George terminaba de renovar su licencia de conducir que había caducado.

Todo el proceso, incluidos los exámenes escritos y prácticos, demoró alrededor de una hora, según Butler.

El día antes, Butler y su hijo habían ido al centro de licencias de conducir en Will Clayton Parkway, en Humble, donde les dijeron que la fecha más próxima que podían darle para el examen práctico de George era a mediados de febrero.

Sin embargo, posteriormente miembros del personal del Departamento de Seguridad Pública en Conroe y Austin indicaron a Butler y a su hijo que fueran al centro de Spring, lograron completar sus trámites enseguida, según dijo Butler.

“Sólo esperamos dos minutos, no dos meses”, afirmó Butler. “Me quedé sorprendido”.

El otro mega-centro nuevo, ubicado en Southwest Freeway, en Rosenberg, tiene el mismo espacio de 24,000 pies cuadrados que el de Spring y su capacidad es incluso superior.

El centro en Rosenberg cuenta con 36 estaciones de trabajo y podría atender a unos 1,000 clientes diarios.

Esas cifras superan a los centros tradicionales del Departamento de Seguridad Pública en Houston, que regularmente tienen entre seis u ocho estaciones de trabajo y pueden procesar alrededor de 300 personas al día, según Richard Standifer, portavoz del Departamento de Seguridad Pública que se encontraba en la inauguración de la oficina en Spring.

Los primeros clientes estaban particularmente complacidos con la tecnología del nuevo lugar, según Standifer. Entre otras características, la gente puede reservar su puesto en la fila a través de una computadora o teléfono inteligente antes de llegar a la oficina.

En los centros, quioscos de auto-servicio permiten a los clientes ingresar números de teléfonos móviles para recibir mensajes de texto sobre el tiempo de espera que les falta.

Si el tiempo de espera es mucho, los clientes disponen de un amplio espacio para aguardar por su turno.

El centro de Spring dispone de dos salas de espera, en una caben 214 personas y en otra 105. Pero en caso necesario, hay espacio adicional, indicó Standifer.

Kristen Black y su cuñada, Rachel Black, ambas residentes de Spring, dijeron que estaban encantadas con el nuevo lugar.

“Es muy agradable poder manejar hasta Conroe y esperar en una sala que tiene capacidad para 100 personas”, expresó Kristen Black, quien fue al centro de Spring para renovar su licencia. “El sistema de teléfonos móviles es estupendo”.

El Departamento de Seguridad Pública escogió Spring y Rosenberg para los nuevos centros en la zona de Houston en base al crecimiento poblacional, según funcionarios de ese departamento.

La Legislatura de Texas asignó el año pasado 63 millones de dólares para inaugurar seis mega-centros y contratar a 266 empleados. La primera de esas oficinas abrió en octubre en Pflugerville.

Dos centros más están previstos a ser inaugurados el mes que viene en la zona de Dallas-Fort Worth, así como otro en San Antonio.

“Creo que es una gran ayuda para el departamento, hacía mucho tiempo que se preveía”, dijo Standifer. “Veremos qué pasa cuando tengamos entre 300 y 400 clientes aquí”.