Quantcast
7:19 p.m., 11/25/2014 | 50°

El Campo, un pueblo pequeño que sueña a lo grande en Texas


Su equipo escolar llegó a la final estatal

TOM DART | 12/14/2012, 2:39 p.m.
El Campo, un pueblo pequeño que sueña a lo grande en Texas
Las alumnas de la escuela secundaria El Campo Alexis Flores, izq., de 17 años, y Xena Hernández, de 16, pintan leyendas en las ventanas de un automóvil en apoyo al equipo de fútbol americano que llegó a la final estatal en Texas. | Melissa Phillip

EL CAMPO, Texas — Entre los muchos lemas motivacionales colocados en las fachadas de diversas tiendas, ninguno capta mejor el estado de ánimo del lugar que el que aparece en el exterior de la imprenta de Donnie Roddy: “Pueblo pequeño con sueños de grandeza”.

Esas gigantescas fantasías están a punto de hacerse realidad en uno de los más grandes escenarios deportivos que Texas puede ofrecer. El equipo de fútbol americano de la escuela secundaria de El Campo visita el viernes por la noche el estadio de los Cowboys en Arlington para enfrentar a Stephenville en el partido por el campeonato estatal de la Clase 3A División I. La población de esa pequeña ciudad cabe siete veces en el estadio, que tiene capacidad para 80,000 personas.

Decir que los habitantes de la zona están emocionados con el equipo de fútbol americano de su escuela secundaria no sería nada nuevo. La población de El Campo está siempre desenfrenada por su equipo Ricebirds, pero ahora se siente más emocionada que nunca porque se trata de la primera final estatal de El Campo desde que perdiera en 1967 ante Brownwood. A pesar de la derrota, los actos heroicos de ese equipo están tan arraigados en la conciencia colectiva del pueblo que si eres de aquí lo recordarás vívidamente, independientemente de donde estuvieras o hayas nacido.

“¡Ganar, ganar, ganar!” indica un cartel escrito a mano y colocado al lado de un cactus en el exterior del taller de mecánica de autos Mufflers Plus.

El alcalde Richard Young ha cancelado la fiesta de Navidad en su centro de trabajo porque coincide con el partido.

Avisos en la puerta del restaurante RG’s American Grill informa a los clientes que el lugar estará cerrado por Navidad y debido al partido. Las camareras Crisanta Canales y Teena Cadriel explicaron que no esperan clientela el viernes y, además, es posible que tampoco vayan empleados. Todo el mundo se va hacia el norte.

Al menos 14 autobuses realizarán el viaje de 580 millas para llegar a Arlington. Las escuelas concluirán sus sesiones temprano para que los estudiantes puedan estar allí para el comienzo del partido a las 7:30 p.m.

“Si quieres robar en El Campo, la noche del viernes es ideal para hacerlo”, bromeó Gene Pee Wee Wier, un gran seguidor del fútbol americano y ex jugador de los Ricebirds en la década de 1950.

Apártate, Santa

Santa Claus compite por llamar la atención en ventanas y patios con otro personaje vestido con ropa invernal de color rojo y blanco: Ricky Ricebird, la beligerante mascota del equipo que es un ave de las que al parecer habitan los campos de arroz.

“Por lo general los pájaros de los campos de arroz no pelean”, dijo Roddy. “Sin embargo, si lo hacen, son muy buenos peleando”.

Para llegar a El Campo, en el suroeste de Houston, hay que manejar 90 minutos por la autopista U.S.59. Dividido a la mitad por una línea de tren, el downtown tiene el encanto de una zona fronteriza. Enormes graneros se agrupan en torno a una plaza central con jardines.