Quantcast
1:50 p.m., 4/23/2014 | 80°

Honduras: Lobo convoca a diálogo nacional

ALBERTO ARCE/AP | 12/13/2012, 3:47 p.m.
Honduras: Lobo convoca a diálogo nacional
Soldados del ejército asegurar el área fuera del Congreso Nacional en la ciudad capital de Tegucigalpa, Honduras. | Antonio Fernando/AP

TEGUCIGALPA, HONDURAS — Mientras la crisis política que vive Honduras se agudiza a raíz de la destitución de varios magistrados de la Corte Suprema de Justicia, el presidente Porfirio Lobo llamó el jueves a las principales autoridades del Estado a un diálogo nacional a través de un mensaje televisado.

“En las próximas horas estaré llamando a actores clave de la democracia, al presidente del Congreso, de la Corte Suprema de Justicia y otros órganos del Estado a un diálogo nacional abierto para construir una salida”, dijo el presidente en cadena nacional, aunque no especificó quienes serían todos los participantes ni cuáles los temas a tratar en el mismo.

“La independencia y complementariedad de los poderes del Estado es fundamental”, afirmó.

El Congreso hondureño aprobó la destitución inmediata de los cuatro magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia después de que éstos tomaron una decisión contraria a los intereses del gobierno de Porfirio Lobo, lo que provocó una crisis institucional que se gestaba desde hace días. Se los acusó de cometer infracciones administrativas y de oponerse a la depuración policial, por declarar inconstitucional una iniciativa de ley que establecía cambios en esa fuerza.

Rosalinda Cruz, una de las magistradas destituidas, se quejó de la decisión. “Se ha dicho que estamos a favor de la delincuencia, pero sólo estamos a favor de que se cumplan las garantías de los derechos fundamentales, el derecho a la defensa y al debido proceso para todos los ciudadanos”, afirmó.

“No estamos en contra de la depuración policial, pero el poder no puede ser ilimitado”, explicó la magistrada.

Agregó que la corte emitió un fallo “que defiende los derechos de los policías sometidos a pruebas de confianza que la ley hondureña no permite, como el polígrafo”.

Los magistrados destituidos dijeron en un comunicado que el Poder Legislativo, al irrumpir en el Poder Judicial, violentó la separación de poderes y alteró el orden constitucional.

“El Congreso nos destituye del cargo pero hemos cumplido el cargo a cabalidad cumpliendo la legislación vigente. Hemos aplicado nuestro trabajo de acuerdo a los preceptos”, escribieron los magistrados al calificar la destitución de “ilegítima, ilegal e injusta”. “Es política”, añadieron.

Para los jueces, “el procedimiento de destitución no tiene fundamento legal alguno” y “se ha vulnerado el derecho a defensa y el derecho a ser oído y el debido proceso”.

El fiscal general de la república, Luis Rubí, lamentó la votación en las primeras horas del miércoles que destituyó a los jueces después de que rechazaron un plan del presidente Lobo de depurar la corrupta policía nacional. Dijo que su oficina analiza si los legisladores pueden ser procesados por posible acción ilegal.

“Los fiscales de la república están reunidos estudiando el caso. Nadie está por encima de la ley, ni el presidente del Congreso ni el de la república”, dijo Rubí.

Los fiscales “analizamos la responsabilidad de quienes han tomado esa decisión y si la hay nos vamos a pronunciar. Hemos solicitado al Congreso que nos proporcione la información necesaria, la moción, el decreto, el acta de la sesión, lo estudiaremos y nos pronunciaremos”, agregó.

El miércoles, el presidente se reunió con la junta de jefes de Estado mayor de las Fuerzas Armadas. A la salida del encuentro, el general Jefe del Estado Mayor, René Osorio, dijo que el presidente les explicó aspectos de lo sucedido en el Congreso y la remoción de los magistrados de la Sala de lo Constitucional, pero aclaró que “esos son temas que a las Fuerzas Armadas no le competen”.

El general también afirmó que “como Fuerzas Armadas, mantenemos lealtad permanente a los tres poderes del Estado y nos mantenemos pendientes de cualquier tarea que se nos encomiende, como manda la constitución para garantizar la paz del pueblo hondureño” y señaló que “la situación de la Corte Suprema de Justicia y la del Congreso Nacional, son cosas inherentes a dichos poderes y eso lo respetamos como institución apolítica, obediente y no deliberante donde no se nos permite opinar en temas políticos”.