Quantcast
10:13 a.m., 10/30/2014 | 66°

Abby Wambach retribuye afecto con goles


Con amistoso en Houston

JOSÉ DE JESÚS ORTIZ | 12/13/2012, 5:39 p.m.
Abby Wambach retribuye afecto con goles
Abby Wambach (centro) | Bob Levey

HOUSTON - Cientos de personas llegaron al estadio BBVA Compass con sus caras pintadas de rojo, azul y blanco. Otras, con camisetas de la selección estadounidense de fútbol, y todas coreaban: “¡USA, USA, USA!”

Llegaron de la zona de Houston y de otras partes del sur de Texas para alentar a las campeonas olímpicas en un partido amistoso frente a China, y Abby Wambach recompensó a la fervorosa multitud de 15,643 espectadores con dos goles brillantes en la victoria de 4-0.

Wambach abrió el marcador en el primer tiempo y añadió otro tanto en el segundo para impulsar a las locales a la victoria cinco años después de marcar cinco goles en su primer partido en Houston.

“Me gusta Houston. Me gusta jugar aquí (...) este estadio es precioso”, dijo Wambach tras el triunfo en la noche del miércoles.

“Como futbolista una no puede pedir nada mejor. Estoy muy contenta por haberle dado un buen partido al público, de eso se trata esta gira”, agregó la delantera en referencia al Fan Tribute Tour que realizaron las campeonas de Londres 2012.

Las chicas de Estados Unidos, que ganaron el título olímpico a mediados de año, fueron muy superiores a China y abrieron el marcador a los 20 minutos, cuando Heather Mitts conectó con Heather O’Reilly y ésta envió un centro al área chica, donde Wambach anotó con un certero golpe de cabeza.

Las locales, dirigidas por Jill Ellis, realizaron varios cambios en el complemento y ampliaron el marcador a los 62 minutos por intermedio de Carli Lloyd, con otro cabezazo, y a los 63 con una buena jugada de Wambach.

La goleada fue sellada por Amy Rodríguez, quien anotó el cuarto a los 85 luego de aprovechar un rebote que dio la portera china Wang Fei tras tapar un remate de O’Reilly, quien además de Wambach fue otra de las figuras del partido.

Una gran goleadora

Wambach cuenta ahora con 150 goles en su carrera internacional y se acerca al registro de la ya retirada Mia Hamm en cuanto a la mayor cantidad de goles en la historia del fútbol estadounidense, tanto femenino como masculino.

“Marcar 150 goles es algo grandioso y me siento afortunada de tenerla como compañera”, dijo O’Reilly. “No me gustaría jugar en su contra”.

Wambach optó por elogiar a sus compañeras y a la multitud de seguidores, pero evitó comentar sobre el récord de Hamm. Sin embargo, sus colegas y entrenadora sí se mostraron dispuestas a hablar de la estrella del equipo.

“Abby es una jugadora especial, tiene olfato para el gol y es una gran goleadora. Claramente, es la mejor del mundo”, opinó Ellis, quien está a cargo del equipo en forma interina.

Wambach dejó el campo de juego en el minuto 69 bajo una gran ovación cuando fue reemplazada por la joven delantera Sydney Leroux.

“El apoyo del público que hemos tenido desde Londres, incluso desde la Copa Mundial de 2011, no decae”, expresó Wambach. “Esto es algo por lo que hemos trabajado muy duro cuando nadie se interesaba, cuando había pocos seguidores que venían a darnos su apoyo”.

“Por eso hemos hecho todo este esfuerzo, todo el tiempo invertido cuando nadie se interesaba, la sangre, el sudor, las lágrimas”, agregó. “Y ahora la gente se da cuenta de lo que este equipo puede hacer. Creo que eso es algo muy especial. Esperamos continuar haciendo lo mismo en los próximos años camino de la Copa Mundial 2015”.

El sentimiento era mutuo con la afición, llena de jovencitas.

“Es un honor ver a este equipo”, dijo Kali Rosales, de 12 años, quien realizó un viaje de tres horas desde New Braunfels para ver el partido en Houston. “Es estupendo estar aquí, porque un día quiero ser como ellas y jugar para la selección nacional”.

jesus.ortiz@chron.com