Quantcast
3:44 p.m., 10/31/2014 | 79°

Polémica donación a fundación de Texas para las Investigaciones y Prevención del Cáncer


ERIC BERGER y TODD ACKERMAN | 12/12/2012, 2:31 p.m.
Polémica donación a fundación de Texas para las Investigaciones y Prevención del Cáncer
Una enfermera prepara un tratamiento contra el cáncer el 20 de noviembre 2012 en Houston. | Eric Kayne

HOUSTON — Un inversionista de la empresa que recibió una polémica subvención de 11 millones de dólares de la agencia estatal del cáncer hizo una contribución a una fundación que complementa los salarios de funcionarios clave de dicha agencia.

photo

Peter O'Donnell

De acuerdo con documentos fiscales, el filántropo de Dallas Peter O’Donnell donó un total de 1.6 millones de dólares al Instituto de la Fundación de Texas para las Investigaciones y Prevención del Cáncer (CPRIT, por sus siglas en inglés) en 2009, 2010 y 2011.

Un objetivo de esa fundación es suplementar los salarios de los principales funcionarios de la agencia dedicada a investigar el cáncer, incluidos el ex jefe científico Al Gilman, quien renunció a su puesto en octubre, así como el director ejecutivo, Bill Gimson.

El Houston Chronicle descubrió el martes estas conexiones cuando Gimson anunció sus intenciones de renunciar después de que la agencia ha estado en la mirilla por haber concedido en 2010 una subvención de comercialización de 11 millones de dólares a la empresa Peloton Therapeutics, con sede en Dallas, sin ningún tipo de revisión.

O’Donnell es un inversionistas de Peloton.

Activistas gubernamentales se han sentido perturbados con estas revelaciones.

“Beneficiarios de subvenciones (de la fundación del cáncer) están haciendo donaciones a la fundación y la fundación está usando el dinero para suplementar los salarios de funcionarios de CPRIT haciendo esas concesiones a sus benefactores”, expresó Glenn Smith, director de la Comisión de Acción Política de Texas Progreso, que ha pedido una investigación independiente de la agencia del cáncer.

“Es paga para jugar. Te pagamos para que juegues con nosotros, es decir, para que nos des millones de dólares en subvenciones a cambio del suplemento de tu salario”, agregó.

La agencia estatal del cáncer, respaldada por 3,000 millones de dólares en bonos de los contribuyentes, contrató a Gilman y a Gimson en 2009 para que determinaran la mejor forma de distribuir los fondos a los centros de investigaciones de cáncer y otras empresas del estado.

Cada uno recibía un salario estatal de poco más de 200,000 dólares al año.

Durante ese año, la comisión de supervisión de la agencia de cáncer aprobó por unanimidad la creación de la Fundación CPRIT “para suplementar los salarios del director ejecutivo, el jefe de científicos y otros funcionarios de alto rango a través de donaciones”.

Un salario

Hasta hace poco, James Mansour, el presidente de la agencia de cáncer, era también el jefe de la fundación. Fue sustituido en ese puesto por el doctor Joseph Bailes, quien es vicepresidente de la agencia de cáncer.

Aunque no está claro cuánto obtuvo Gimson de la fundación, periódicos informaron que Gilman tenía un salario anual de 700,000 dólares.

Gilman negó anteriormente haber ejercido influencia en la aprobación de la subvención de Peloton. No hizo comentarios de inmediato sobre el papel de O’Donnell en la suplementación de su salario.

El martes no se pudo contactar a O’Donnell a través de su fundación personal.

La Fundación CPRIT, una organización que tiene como misión principal apoyar “los esfuerzos del Instituto de Investigaciones y Prevención del Cáncer en Texas para prevenir y luchar contra el cáncer” no proporcionó informes fiscales que indiquen cuánto ha recaudado e invertido desde su creación.