Quantcast
12:08 a.m., 4/24/2014 | 70°

Papa envía su primer mensaje por Twitter

NICOLE WINFIELD/AP | 12/12/2012, 5:30 p.m.
Papa envía su primer mensaje por Twitter

El Papa envió su primer tweet

EL VATICANO - Benedicto XVI envió el miércoles su primer tweet desde su cuenta personal. Una bendición cibernética en la que manifestó su alegría por estar en contacto con los utilizadores de Twitter.

EL VATICANO - Benedicto XVI envió el miércoles su primer tweet desde su cuenta personal. Una bendición cibernética en la que manifestó su alegría por estar en contacto con los utilizadores de Twitter.

CIUDAD DEL VATICANO — El papa Benedicto XVI envió el miércoles su primer mensaje por Twitter, al tiempo que alcanzaba un millón de seguidores, a los que bendijo y pidió que escuchen a Cristo.

Benedicto XVI, de 85 años, apretó el botón de una tableta que le fue presentada al finalizar la audiencia general semanal. Uno de sus ayudantes anunció en voz alta: “Y ahora el Papa mandará un tuit”.

“Queridos amigos, me uno a vosotros con alegría por medio de Twitter. Gracias por vuestra generosa respuesta. Os bendigo a todos ustedes de corazón”, decía el mensaje.

Al mismo tiempo que era enviado el mensaje, el número de seguidores de la cuenta (at)Pontifex superó el millón de seguidores sumando las ocho cuentas con distintos idiomas.

El primer tuit papal fue recibido con intensa curiosidad, así como con chistes inmisericordes, correo basura y comentarios. “¿El Papa tiene un iPad?”, preguntó el humorista Jon Stewart a principios de año. La publicación satírica The Onion escribió que “El Papa tuitea fotos de él con Dios”. Empero, lo más engorroso para el Vaticano y que podría ser un inconveniente para la Santa Sede, el usuario (at)Pontifex fue inundado con correo basura de usuarios que comentaron el escándalo del abuso sexual cometido por miembros del clero.

Los funcionarios vaticanos dijeron que habían previsto esa reacción negativa, pero que es un riesgo que asumen al difundir la doctrina católica.

Funcionarios de la Santa Sede reconocieron que el Sumo Pontífice no escribió el mensaje por sí mismo, y que el personal del Vaticano lo escribiría para él. Benedicto XVI sólo apretó el botón de enviar.