Quantcast
4:46 a.m., 9/19/2014 | 75°

Presidente de Malí nombra nuevo primer ministro


BABA AHMED y RUKMINI CALLIMACHI/AP | 12/11/2012, 5:04 p.m.
Presidente de Malí nombra nuevo primer ministro
El gobierno del presidente Dioncounda Traore hace una declaración en Bamako el 11 de diciembre 2012 aceptar la renuncia del primer ministro Cheick Modibo Diarra, y dijo que nombrará a su sucesor en 24 horas. | HABIB KOUYATE/Getty Images

BAMAKO, MALI — El presidente de Malí nombró el martes a un funcionario público de mucho tiempo como nuevo primer ministro del país, horas después de que el anterior ocupante del cargo fue arrestado y obligado a renunciar por los soldados que están detrás de un golpe de Estado realizado en marzo.

Según un decreto presidencial leído en la televisión estatal, el nuevo primer ministro es Django Sissoko, el procurador de la república y ex administrador del palacio presidencial.

Horas antes, la televisión difundió un comunicado en el que se anunció la dimisión del entonces primer ministro Cheikh Modibo Diarra.

También el martes, el líder del golpe del 21 de marzo, el capitán Amadou Haya Sanogo, dijo que no lamentaba la renuncia de Diarra. Negó que el primer ministro fuese obligado a renunciar, pero dijo que los soldados simplemente le "facilitaron" su partida.

Un vocero castrense dijo que varios soldados detuvieron a Diarra y le ordenaron que renunciara porque "no se lleva bien" con el capitán del ejército que encabezó el golpe de Estado.

"Nuestro país atraviesa ahora un periodo de crisis. Hombres y mujeres preocupados con el futuro de nuestra nación esperan la paz", afirmó Diarra.

"Por esta razón yo, Cheikh Modibo Diarra, dimito hoy con la totalidad de mi gobierno el martes 11 de diciembre de 2012. Me disculpo ante la totalidad de la población de Malí".

Fue detenido horas antes por los militares en su casa, metido en un automóvil y llevado a la base militar de Kat, donde fue tramado el golpe militar del 21 de marzo.

El hecho mostró que los militares siguen siendo el poder real en Malí, cuya mitad norteña cayó en manos de los insurgentes islamistas tras el golpe, aunque los soldados hicieron meses atrás un alarde de devolver el poder a los civiles.

La ocupación del árido norte por los islamistas aporta un asilo y centros de entrenamiento a los grupos ligados con al-Qaida.

Los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea aprobaron el lunes el envío de una misión de entrenamiento del bloque a Malí para que los lugareños, respaldados por otras fuerzas africanas, desalojen del norte a los rebeldes. Empero, Alemania advirtió que la detención de Diarra podría ser un obstáculo.

"Una cosa está clara: nuestra oferta de ayuda está condicionada a que el proceso para restaurar el orden constitucional en Malí sea realizado con credibilidad", dijo el ministro alemán de Relaciones Exteriores Guido Westerwelle en un comunicado. "Y únicamente de esa forma podrá solucionarse la crisis en el norte de Malí".