Quantcast
3:21 p.m., 9/23/2014 | 83°

Jenni Rivera, La Diva de la Banda, ahora será leyenda


La cantante méxico-estadounidense actúo en Houston por última vez en su carrera el pasado 29 de septiembre

David Dorantes | 12/10/2012, 12:28 p.m.
Jenni Rivera, La Diva de la Banda, ahora será leyenda
Una mujer ajusta una flor de un memorial improvisado por seguidores de la cantante Jenni Rivera en el centro comercial Plaza México en Lynwood, California, la madrugada del lunes 10 de diciembre del 2012. Rivera murió el domingo en un accidente aéreo. Tenía 43 años. | (Foto: Patrick Fallon\AP)

HOUSTON- Jenni Rivera, La Diva de la Banda, será a partir de ahora una leyenda inmortalizada para la posteridad. La artista méxico-estadounidense murió en un accidente aéreo en el pináculo de su fama como la máxima exponente de la música de banda con canciones de tono pendenciero y retador en contra de los hombres.

La cantante desapareció en la madrugada del domingo 9 de diciembre cuando viajaba en un avión LearJet desde la ciudad de Monterrey con rumbo a la ciudad de Toluca, en México.

El lunes 10 de diciembre, por la mañana Gerardo Ruíz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes (SCYT) de México confirmó, en una entrevista concedida al periodista mexicano Joaquín López Dóriga confirmó que no hubo sobrevivientes del accidente ocurrido en el rancho El Tejocote, en el ejido La Colorada en el municipio Iturbide, en el sur del estado de Nuevo León.

Junto a Jenny Dolores Rivera Saavedra, nombre completo y real de la artista de 43 años, viajaban en el avión su publicista Alberto Rivera Saavedra (sin relación familiar con ella), su maquillista Jacob Llenares, su abogado Mario Macía, una persona identificada solamente como Gerardo N. y los pilotos Miguel Pérez y Alejandro Torres, según un comunicado emitido por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes de México.

El lunes 10 la National Transportation Safety Board (Junta Nacional para el Transporte) de Estados Unidos, que se sumó a la investigación del accidente, confirmó por medio de un comunicado que no había sobrevivientes en el accidente.

Rivera, quien comenzó su carrera en 1992 como cantante de música norteña y no en el género de banda, pasó por última vez en Houston el pasado sábado 29 de septiembre cuando actúo en el Arena Theater y dos días después anunció su divorcio del beisbolista mexicano Esteban Loaiza por motivos que aún se desconocen de manera pública.

“Yo la atendí en aquel concierto”, recuerda Laura Cervantes, relacionista pública y encargada de contratar a los artistas latinos que se presentan en el Arena Theater.

“Pasé a saludarla a su camerino antes del concierto, para saber si necesitaba algo, y se mostró muy amable, sencilla, como era siempre. Incluso como artista, en su camerino, no pidió nada extraordinario”, rememora Cervantes.

Cervantes cuenta que en aquella función Rivera convocó a 2,800 asistentes al Arena Theater, colmado a su máxima capacidad e incluso con gente de pie, y de los cuales casi la totalidad eran mujeres que durante el espectáculo le lanzaban sostenes a la artista.

En aquella ocasión en Houston, según Cervantes, Rivera cantó más de dos horas antes y todavía luego del concierto atendió a cientos de seguidores que esperaron afuera de su camerino para obtener un autógrafo.

“Jenni se tomó el tiempo para atender a 150 personas para darles un autógrafo y tomarse una foto, ella salió del teatro como a las 2:00 de la mañana”, rememora Cervantes “estaba bien cansada… pero se tomó el tiempo de dedicarle tiempo a cada persona”.

Rivera hizo de las canciones pendencieras en contra de los hombres como La mentada contestada, La chacalosa y Brincos dieras su carta de presentación y el vehículo con el que alcanzó el éxito, siguiendo una larga tradición en la música popular mexicana y que, antes que ella, trazaron artistas como Chelo Silva, Chayito Valdés y Paquita la del Barrio.

Rivera, quien se caracterizó por tener una tormentosa vida amorosa con infidelidades, peleas y divorcios escandalosos, grabó discos como Chacalosa (1995), Se las voy a dar a otro (2001), Parrandera, rebelde y atrevida (2005) y, el más reciente, Joyas Prestadas (2011), con sus propias versiones a temas clásicos de otras cantantes como Yuri, Rocío Dúrcal y Ednita Nazario.

david.dorantes@chron.com

En Twitter: @HDaviddorantes