Quantcast
11:45 a.m., 11/24/2014 | 62°

No desesperes: tus hijos pueden comer bien


KIM KYLE MORGAN | 12/9/2012, 6 a.m.
No desesperes: tus hijos pueden comer bien
Medallones de zanahoria |

Uno de los grandes retos para cualquier madre es convencer a los chicos de que coman alimentos sanos. Sin embargo, hay formas de convencerlos para que mantengan una buena nutrición que los beneficiará de por vida.

1 No mezcles

Como madre de tres niños, enfermera y enlace de servicios alimentarios en la escuela John Cooper, en The
Woodlands, Peggy Nix sabe bien de los hábitos de los niños y sus hábitos a la hora de comer.

Su principal consejo para los padres de niños melindrosos es muy simple: no mezcles los alimentos porque seguramente serán rechazados.

“Nunca, nunca preparé un guiso mientras mis hijos estaban creciendo”, dice Nix. “Generalmente, a los niños no les gusta mezclar los alimentos”.

“En la escuela, si combinamos el brócoli con la coliflor, no comen ninguno de los dos, incluso si les gustan. Simplemente te dicen: ‘Eso no me gusta’ y se alejan”, agrega la experta.

2 Ofréceles porciones pequeñas

Tal vez el tipo de alimento más detestado por los chicos a nivel mundial son los vegetales, pero se pueden lograr grandes cosas con pequeñas modificaciones.

“Piensa, si tienes seis años, un tallo completo de apio puede ser algo abrumador”, comenta Nix. “El apio y la zanahoria deben servirse en porciones pequeñitas”.

Para ampliar el atractivo visual, Catherine McCord, madre de dos chicos, afirma que a los niños les encanta la comida en forma de tortitas, bolitas, palitos o virutas. McCord es chef y fundadora del sitio web de nutrición Weelicious.com.

3 Usa la fantasía

McCord aconseja dar nombres exóticos a los alimentos para hacerlos más apetecibles para los chicos. Por ejemplo, a un plato de tallitos de apio con pasas y cacahuetes se le puede llamar “hormigas y palitos”.

Añadir una palabra conocida a algo que tal vez no les guste puede ayudar. Por ejemplo, ¿qué tal si les propones para la cena tortitas de zanahorias azucaradas, centavos de apio o un medallón de aguacate?

4 Convéncelos 
de que son buenos

McCord, autora del nuevo libro Weelicious: One Family. One Meal (Weelicious, una familia, una comida), insiste en que es clave hacer comprender a los chicos que los vegetales son buenos.

Ese es el enfoque que Julie Feild, una madre de Tomball, adoptó con su hijo Reese cuando era pequeño.

“Le decía: ‘Mira, Reese, tus músculos están creciendo’ con el mayor entusiasmo posible”, recuerda Feild. “Entonces, él se miraba los bíceps y se llevaba a la boca otro bocado”.

Reese tiene ahora nueve años y juega fútbol americano y béisbol, también comprende que la buena nutrición le ayuda a batear la pelota más lejos, así como a lanzar con más fuerza y rapidez.

5 Involúcralos en las compras y en la cocina

Si tu hijo te pone reparos para consumir diversos alimentos, llévalo al mercado para que participe en las compras.

Deja que escoja las frutas y vegetales, y luego, cuando regresen a casa, invítalo a ayudarte a prepararlos, convenciéndolo de que será como un juego divertido.

“Poder ayudar a mamá es un gran motivador”, dice Sony Gornek, especialista en dietética del Hospital Memorial Hermann Southeast. “Si pueden macerarlo, ayudar a hervirlo o sazonarlo, es más probable que se lo coman”.