Quantcast
2:35 a.m., 11/1/2014 | 54°

‘Green cards’ por la vía rápida


ÁLVARO ORTIZ | 12/9/2012, 6 a.m.
‘Green cards’ por la vía rápida
Guillermo 'Memo' Garza posa en 2011 frente a un terreno de su propiedad en el suburbio del norte de Houston The Woodlands, donde reside Garza, un empresario mexicano, mudó a su familia a ese suburbio por la inseguridad en su paí­s.Como él, muchos mexicanos con fondos para invertir se han mudado a esa zona y algunos de ellos tramitan su residencai a través del programa EB-5. | JOHNNY HANSON

Se terminó el tiempo de espera para tener los papeles en regla en Estados Unidos. Es decir, si tienes como mínimo medio millón de dólares.

El programa Employ-ment Based-5, más conocido como EB-5, facilita la inmigración a Estados Unidos a inversores extranjeros dispuestos a crear empleo formando una compañía o integrándose como socios en un proyecto empresarial.

Aunque existe desde 1990, el Congreso acaba de renovarlo para mantener la posibilidad de que los inmigrantes con grandes cantidades de capital se sientan atraídos por Estados Unidos. Esto presenta un contraste grande con la situación de los indocumentados que todavía esperan la aprobación de una reforma inmigratoria para regularizar su estatus.

“Todos están preocupados por sus trabajos, por el desempleo que existe en el país”, explica John Meyer, socio del bufete de abogados Foster and Quan, uno de los que más casos EB-5 tramita en Houston.

“Entonces hay ciertas prioridades que tiene el gobierno y obviamente a través de este programa está diciendo: ‘que vengan extranjeros, inviertan su dinero y, si su dinero genera empleo, vamos a darles la residencia permanente’”, dice Meyer.

Según las normas del programa hay que invertir un millón de dólares, aunque esa cantidad puede rebajarse a 500,000 si la inversión se hace en un área rural o en una zona con alto nivel de desempleo, que debe superar el porcentaje nacional de desempleo multiplicado por 1.5, según el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés).

Otro aspecto fundamental del programa es que los solicitantes que USCIS aprueba para inmigrar usando el EB-5 deben crear o preservar como mínimo 10 puestos de trabajo, directos o indirectos, de tiempo completo.

Los solicitantes aprobados reciben inicialmente una residencia condicional de dos años. Al cumplirse ese plazo, USCIS investiga cuántos empleos ha mantenido el inversor. Si mantiene al menos 10, USCIS aprueba su residencia permanente y la de su cónyuge, así como la de los hijos menores de 21 años.

Más peso en México

Según algunos expertos, la inseguridad que determinadas zonas de México sufren como consecuencia de la guerra contra el narcotráfico ha hecho que un número significativo de empresarios mexicanos hayan aprovechado el EB-5 para emigrar a EE.UU., si bien no hay cifras disponibles que cuantifiquen el volumen.

“México es uno de los países donde ha aumentado el número de solicitantes y es razonable decir que en gran medida ha sido a causa de su preocupación por la falta de seguridad”, afirma Brent Huddleston, un abogado de inmigración que trabaja para el bufete Haynes and Boone, con sede en Houston.

Una de las organizaciones que ayuda a los mexicanos que emigran a Estados Unidos por medio del EB-5 es la Asociación de Empresarios Mexicanos (AEM), que se creó en San Antonio a mediados de los años 90, y que este año inauguró una oficina que coordina las actividades de la asociación en Houston y The Woodlands.

Ricardo García-Moreno, un abogado especializado en relaciones comerciales, es miembro de la oficina local de la AEM y ha observado que a menudo la transición para las familias mexicanas que emigran por motivos de seguridad es difícil.