Quantcast
5:24 a.m., 11/1/2014 | 48°

Salarios de maestros de Texas no son competitivos, dice experto


GARY SCHARRER | 12/6/2012, 6 a.m.
Salarios de maestros de Texas no son competitivos, dice experto

AUSTIN — Los salarios de los maestros de Texas no son competitivos y la calidad de la docencia ha disminuido, lo cual amenaza el rendimiento académico de los estudiantes, según indicó un economista graduado de la Universidad de Harvard durante un juicio por una demanda vinculada al financiamiento escolar.

Jacob Vigdor, profesor de la Universidad de Duke, sostiene que Texas no paga lo suficiente a los maestros de la enseñanza pública y considera que el deterioro del competitivo mercado laboral para maestros perjudica la capacidad del estado en contratar y retener a los mejores profesores.

A nivel estatal, la matrícula aumentó entre 2009 y 2012 a 270,000 estudiantes, a pesar de que el número de maestros se redujo en 3,400, según Vigdor, quien es profesor de economía y políticas públicas.

Vigdor expresó que no le sorprendería ver un declive en el rendimiento académico de los estudiantes después del deterioro en la calidad docente.

“Esta es una situación muy preocupante. Corresponde al estado pensar cuidadosamente si está invirtiendo en el mercado laboral docente a un ritmo consistente con los objetivos que ha trazado”, dijo Vigdor al juez de distrito John Dietz.

Vigdor testificó a nombre de la Coalición de Escuelas de Texas, uno de cuatro grupos que representan a más de 600 distritos escolares que han demandado al estado.

El caso incluye alegaciones de que Texas no está invirtiendo suficiente dinero para cumplir con las normas académicas y que el financiamiento que proporciona no es distribuido de forma equitativa.

Por debajo del promedio nacional

El salario promedio de los maestros de Texas ha caído por debajo de otros estados, según Vigdor. En 2009-2010, el salario medio en Texas era de 47,311 dólares al año, mientras que el promedio nacional era de 54,965 dólares anuales. Vigdor señaló que Texas está por debajo de 32 estados en ese sentido.

Chris Diamond, abogado de padres y de la Asociación de Empresas de Texas, preguntó a Vigdor si no era un derroche invertir dinero en un maestro que no produce resultados, que “no aporta por lo que se le ha pagado”.

Pero Vigdor manifestó su desacuerdo.

“En realidad estás obteniendo el resultado de lo que has pagado”, contestó Vigdor. “Si compras un par de zapatos muy baratos y te das cuenta de que se han gastado después de usarlos durante un mes, entonces puedes decir que has obtenido lo que pagaste, pues no invertiste en un par de zapatos de gran calidad”.

Tras ser interrogado por la fiscal general adjunta Shelley Dahlberg, Vigdor admitió que algunos maestros renuncian a sus puestos para ganar más dinero en otras profesiones o porque la docencia no les complace. Asimismo, Vigdor indicó que no calculó las desigualdades en el estilo de vida al enterarse de que los salarios estaban por debajo del promedio.

¿Despedir a los maestros deficientes?Eric Hanushek, experto en la reforma de educación, está previsto para testificar el mes próximo a favor de un grupo que aboga por una mayor eficiencia en la enseñanza pública. Hanushek considera que se debe eliminar a entre el cinco y ocho por ciento de los maestros que no producen buenos resultados en las escuelas públicas.

Pero Vigdor piensa que eso no sería una solución práctica.

“Despedir al cinco por ciento de los peores cada año implica que habría que reclutar a 15,000 maestros adicionales al año para reemplazarlos. Eso encima de los alrededor de 40,000 maestros que hay que contratar para mantenerse a la par con el ritmo de crecimiento de la población y las renuncias regulares”, dijo Vigdor.

“El estado tendrá dificultad para subir de 40,000 a 55,000, mientras que las dificultades para contratar a maestros altamente calificados son peores”, concluyó.

gscharrer@express-news.net