Quantcast
7:31 p.m., 8/30/2014 | 84°

Ejército egipcio intenta restaurar el orden


HAMZA HENDAWI y MAGGIE MICHAEL/AP | 12/6/2012, 4:13 p.m.
Ejército egipcio intenta restaurar el orden
Los manifestantes egipcios están detrás de alambre de púas en una carretera que conduce al palacio presidencial durante una protesta contra el presidente egipcio, Mohamed Morsi, en El Cairo, Egipto. | Hassan Ammar/AP

Egipto: 5 muertos en protestas

EL CAIRO - El ejército egipcio desplegó tanques el jueves delante del palacio presidencial en El Cairo luego de una noche de enfrentamientos entre partidarios y adversarios del presidente Mohamed Mursi que dividió al país al arrogarse poderes excepcionales.

EL CAIRO - El ejército egipcio desplegó tanques el jueves delante del palacio presidencial en El Cairo luego de una noche de enfrentamientos entre partidarios y adversarios del presidente Mohamed Mursi que dividió al país al arrogarse poderes excepcionales.

EL CAIRO, EGIPTO - El ejército egipcio aisló el palacio presidencial con tanques y alambre de púas el jueves, un día después de los feroces enfrentamientos entre partidarios y detractores del mandatario islamista por una controvertida constitución que dejaron al menos cinco muertos.

Los manifestantes desafiaron un plazo fijado por el ejército para despejar el área en demanda de que el presidente Mohamed Morsi anule el decreto que emitió el 22 de noviembre para otorgarse poder casi absoluto y que retire el borrador constitucional que aprobaron sus aliados islamistas y que será sometido a referendo el 15 de diciembre. Pero la situación ha estado en calma la mayor parte del jueves.

Miles de partidarios de Morsi trasnocharon afuera del palacio después de desalojar a activistas de la oposición que habían montado un campamento en protesta, lo que provocó feroces enfrentamientos que llegaron a zonas habitacionales cercanas. Los partidarios de Morsi se retiraron por la tarde.

Los enfrentamientos callejeros del miércoles fueron los peores entre los partidarios de Morsi y sus detractores, especialmente tras el llamamiento implícito de la Hermandad Musulmana para que acudieran sus miembros al palacio presidencial a desalojar a los manifestantes opositores.

“No quiero que Morsi se retracte”, dijo Jaled Omar, partidario de la Hermandad. “No lo estamos defendiendo a él, sino al islam, que es lo que la gente desea”.

La violencia del miércoles fue la peor desde la elección del líder islamista en junio.

La crisis comenzó cuando Morsi se otorgó por decreto facultades por encima del poder judicial. Le siguió la aprobación apresurada de un borrador constitucional, una decisión que polarizó al país y llevó las tensiones políticas a un nivel no visto en casi dos años desde que fue derrocado el líder autoritario Hosni Mubarak.

Morsi sigue determinado a seguir con el referendo del 15 de diciembre para aprobar la nueva carta magna. Por su parte, la oposición se niega a dialogar a menos que el presidente rescinda el decreto y anule la controvertida constitución.

La intensidad de la violencia nocturna, en la que los partidarios islamistas de Morsi y sus detractores seculares se lanzaron bombas incendiarias y piedras, marcó un posible punto de inflexión en la crisis que comenzó hace dos semanas.

Mohamed ElBaradei, un líder de la oposición, dijo el miércoles que el gobierno de Morsi “no es diferente” al de Mubarak. “De hecho, tal vez sea peor”, dijo el ganador del Nobel de la Paz.

Morsi estaba dentro del palacio reunido de emergencia con su gabinete, según un comunicado de la presidencia.

El ejército dio un plazo tanto a partidarios como oponentes de Morsi a las 1300 GMT del jueves para que abandonen su acampada ante el palacio presidencial tras los cruentos enfrentamientos del miércoles. Pero varias decenas de personas seguían manifestándose contra el mandatario después de que expiró el plazo.