Quantcast
6:10 a.m., 7/26/2014 | 79°

Empresas en la frontera temen el impacto del abismo fiscal


GARY MARTIN | 12/5/2012, 10:45 a.m.
Empresas en la frontera temen el impacto del abismo fiscal
Elena González Flores, de 36 años, (segunda a la derecha) de Monterrey, México, en una tienda de dólar en el centro de McAllen, lunes, 02 de agosto 2010. | Johnny Hanson

WASHINGTON — Sam Vale opera un puente privado sobre el Río Grande. Como muchos propietarios de empresas a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, Vale teme al impacto del llamado abismo fiscal si los legisladores no logran llegar a un acuerdo presupuestario a final de año.

En particular, Vale teme que una disminución de operaciones e inspecciones en los puertos de entrada en la frontera estadounidense podría perjudicar más la economía de la zona fronteriza que ya se ha visto afectada desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra objetivos en Estados Unidos.

“El abismo fiscal lo amenaza todo”, desde el turismo, los empleos hasta los bienes fabricados en México para empresas de Estados Unidos, indicó Vale desde su oficina en la ciudad de Río Grande.

Impacto grave

Vale no es el único en hacer este tipo de predicciones.

“Esto afectará a más gente de lo que uno imagina. Habrá un impacto grave”, dijo Nelson Balido, presidente de la Alianza Comercial Fronteriza, en San Antonio.

Las necesidades a largo plazo en la frontera y la inactividad federal han obligado a la Coalición Fronteriza de Texas, un grupo de activistas que comprende a organizaciones a lo largo de Río Grande, a proponer un plan público y privado para ayudar a pagar 6,000 millones de dólares en infraestructura para puentes y puertos de entrada, según la oficina de responsabilidad gubernamental.

Balido indicó que su grupo, la Alianza Comercial Fronteriza, respalda esa lucha.

“Estamos luchando por conseguir más, no para hacer recortes”, afirmó Balido.

No se vislumbra un acuerdo

Las negociaciones legislativas que permitan las contribuciones privadas para mejorar la infraestructura de la frontera aún están pendientes, según William Moore, de Vianovo, una organización que asesora a la Coalición Fronteriza de Texas.

“Hemos estado trabajando día y noche para que esto se incluya en algún tipo de paquete final en la legislación”, dijo Moore.

Ahora se avecinan otros marcados recortes de gastos adicionales.

El Congreso y la Casa Blanca están discutiendo un plan de impuestos y recortes de gastos para reducir la deuda y restaurar la situación financiera del país sin llevar a la nación a un abismo fiscal.

Sin embargo, como no se vislumbra un posible acuerdo, expertos están preocupados porque se produzcan amplios recortes.

Eso provocaría un alza de impuestos casi a todos los niveles de ingresos, así como recortes departamentales de 60,000 millones de dólares en 2013 solamente.

A las comunidades fronterizas de Texas, Nuevo México, Arizona y California les preocupa que sean las más afectadas.

Hay mucho más en juego que el comercio y el turismo. La región fronteriza, relativamente empobrecida, depende de los programas federales de educación y nutrición, así como de ayuda para las familias pobres.

“Sería un golpe doble para nosotros”, dijo el representante Henry Cuellar, demócrata de Laredo que colabora con líderes del Partido Demócrata para forjar un compromiso con los republicanos de la Cámara de Representantes con el objetivo de evadir recortes que podrían tener resultados catastróficos.