Quantcast
12:10 a.m., 10/23/2014 | 64°

Nave espacial Voyager halla ‘autopista magnética’ al borde de nuestro sistema solar


ERIC BERGER | 12/4/2012, 10:43 a.m.
Nave espacial Voyager halla ‘autopista magnética’ al borde de nuestro sistema solar
La foto proporcionada por la NASA muestra a Voyager 1 en el borde del sistema solar. | NASA/AP

HOUSTON - A una distancia de 11,000 millones de millas, la nave Voyager 1 de la NASA ha viajado al extremo de nuestro sistema solar.

Sin embargo, en vez de desplazarse por el espacio interestelar, la nave, que ya tiene 35 años, ha encontrado una región totalmente inesperada que ha sido bautizada por científicos como “la autopista magnética”. Eso es porque el vehículo espacial está siendo bombardeada por partículas originadas en el Sol y por rayos cósmicos que no provienen de nuestro sistema solar.

“Esto es como una playa al borde del océano”, dijo Nick Suntzeff, astrónomo de la Universidad de Texas A&M.

Lanzada en 1977, la nave Voyager 1 y su contrapartida Voyager 2, descubrieron los anillos de Júpiter, actividad volcánica en la luna Io y tuvieron encuentros con Saturno antes de viajar más allá de la órbita de Plutón para adentrarse en el espacio como no lo ha podido hacer ninguna sonda tripulada. Científicos esperan que continúe enviando datos sobre las condiciones en lo profundo del espacio hasta que se le agote la energía.

Astrónomos registraron en meses recientes datos que todavía están siendo enviados por la nave espacial y observaron varias señales que indican que la sonda ha llegado al borde de nuestro sistema solar y tal vez ya lo haya sobrepasado.

Lo más notable que detectaron fue un incrementos de partículas de rayos cósmicos y una disminución de protones que se originan en el Sol.

No era lo que esperaban

Otro indicio que hizo pensar en que la nave había salido de nuestros sistema solar fue que la velocidad de los vientos del Sol se redujo a cero. Ese flujo de partículas energéticas se origina en la atmósfera superior del Sol y crea la heliósfera, que es una gigantesca burbuja que rodea al sistema solar.

Para confirmar la ausencia de vientos solares, científicos instruyeron al Voyager que realizara un delicado giro de 70 grados para hacer mediciones del viento solar en las operaciones de ascenso y descenso. Así lo hizo, a pesar de que se encuentra a una distancia que equivale 112 veces a la existente entre el Sol y la Tierra. Pero eso no es todo.

Para confirmar que la sonda Voyager 1 ha llegado al espacio interestelar, científicos han estado buscando un cambio en la dirección del campo magnético. Pero, en lugar de eso, cuando analizaron datos sobre dicho campo magnético, hallaron a finales de agosto una alteración en la intensidad, pero no un cambio de dirección, lo cual esperaban que ocurriera cuando el Voyager llegara al espacio interestelar.

El Voyager parece haber llegado a la llamada autopista magnética, algo que los científicos no esperaban encontrar en el extremo de nuestro sistema solar.

“Si sólo hubiéramos analizado los datos sobre partículas, habríamos dicho que estábamos fuera del sistema solar”, dijo Stamatios (Tom) Krimigis, investigador principal de partículas cargadas con energía de baja intensidad en el Voyager. “Pero la naturaleza es muy imaginativa y ha hecho otra jugada”.

¿Cuándo se aventurará el Voyager en lo desconocido?